Blogs

Cómo incorporar la sostenibilidad a tu plan empresarial de recuperación

Por David Phillips Jefe de Relaciones con los Inversores, Hays

 
A finales de 2019, el impulso ambiental, social y de gobernanza (por sus siglas en inglés, ESG) en todo el mundo era fuerte - especialmente en lo que respecta a la mejora de la sostenibilidad de muchas organizaciones. Pero entonces llegó el COVID-19, que obligó a muchas empresas a entrar en modo de supervivencia. A medida que el mundo se recupera, muchos se preguntan: "¿Cómo pueden las compañías asegurarse de que ser más verde vuelve a estar en la agenda?".
 
En los últimos años, las empresas han aprendido que atraer y retener a los clientes y a los empleados va de la mano de la información y el compromiso de tener un impacto positivo en la sostenibilidad y la sociedad. La sostenibilidad, en particular, ha ido ascendiendo en la agenda de muchas empresas, en un esfuerzo por atraer tanto a los clientes como al talento. Un estudio de IBM de 2020 reveló que el 71% de los consumidores encuestados indicaron que la trazabilidad de los productos es muy importante para ellos, y que están dispuestos a pagar un extra por las marcas que la ofrecen.
Por su parte, el informe Made for the future 2019 de HSBC descubrió que el 24% de las organizaciones afirmó que uno de los motivos de sus inversiones en sostenibilidad es mejorar su capacidad para contratar y retener al mejor talento. Justo antes de que se produjera la pandemia a finales de 2019, la proporción de empresas del S&P 500 que informaban sobre sus resultados en materia de ASG aumentó hasta el 90%, frente al 20% de 2011.
Mientras tanto, la Encuesta del Informe de Sostenibilidad 2020 de KPMG, donde la consultora encuestó a 5.200 empresas de 52 países, ha revelado que el 80% de las empresas ahora informan sobre la sostenibilidad, en comparación al 12% de cuando se comenzó a investigar este fenómeno en 1993. También en 2019, la Comisión Europea puso en marcha el Acuerdo Verde Europeo, que pretende convertir a Europa en el primer continente neutro desde el punto de vista climático.
Pero entonces llegó la COVID-19. ¿Ralentizará o detendrá por completo los avances en materia de sostenibilidad?
 

El impacto de COVID-19 en la sostenibilidad del lugar de trabajo

Patxi Zabala, Director de Responsabilidad Social Corporativa de la empresa industrial y tecnológica española Velatia, afirma que las operaciones de sostenibilidad de muchas empresas se vieron afectadas por tener que entrar en modo de supervivencia. "El impacto causado por la crisis del COVID-19 tuvo efectos negativos en las empresas, que han tenido que tomar decisiones que, debido a la urgencia de gestionar el impacto del virus en la vida de la empresa y desde el punto de vista económico, a veces no son del todo sostenibles."
 
Por ejemplo, muchas organizaciones han tenido que introducir nuevas normas que obligan a los empleados a llevar equipos de protección personal, como máscaras y guantes. Aunque son esenciales para mantener la seguridad de las personas, muchos artículos son desechables o de un solo uso. Sin embargo, Ryan Swenson, Director de Desarrollo Sostenible de la empresa australiana Officeworks, señala que la reducción de la sostenibilidad en algunas áreas no tiene por qué suponer una reducción general de los resultados de sostenibilidad. "La salud, la seguridad y el bienestar de los miembros del equipo y de los clientes deben seguir siendo la primera prioridad, pero esto no significa que las prácticas de sostenibilidad tengan que verse comprometidas", afirma. A pesar de las nuevas exigencias a los trabajadores, en octubre de 2020 Officeworks aún pudo lanzar su Plan de Diferencia Positiva 2025 -una estrategia de cinco años para el equipo, la comunidad y el medio ambiente- y ha seguido avanzando para convertirse en una empresa de cero residuos y con el objetivo de lograr el cero neto.
 

¿Cómo pueden las organizaciones incorporar la sostenibilidad a su recuperación tras la crisis del 19?

 
Así pues, cuando las organizaciones miran hacia el futuro, ¿cómo pueden garantizar que la sostenibilidad vuelva a ocupar un lugar destacado en su agenda y forme parte de su recuperación? Zabala cree que es importante que las empresas que han descubierto prácticas más sostenibles no vuelvan a los viejos hábitos cuando lleguen al otro lado de la pandemia. "En aquellos casos en los que la crisis está teniendo un impacto positivo en una gestión más sostenible en términos de ESG, las empresas deberían considerar el mantenimiento de estos cambios identificando su propósito sostenible y la rentabilidad asociada a una mejor y mayor gestión", explica, y añade que una mayor concienciación del público sobre la necesidad de la sostenibilidad "facilitará no sólo la vuelta a algunas prácticas sostenibles, sino también el desarrollo de muchas otras".
 
Por ejemplo, durante la pandemia también se ha producido una importante reducción de los viajes de negocios, que normalmente representan el 12% de las emisiones del transporte mundial, lo que equivale a 915 millones de toneladas de CO2 en 2019. Sin embargo, durante la pandemia se ha producido una reducción sin precedentes de la contaminación atmosférica global de hasta el 60%, que tiene en cuenta no solo los viajes internacionales, sino también los desplazamientos diarios. Esto ha sido posible porque el trabajo a distancia, algo que no estaba disponible de forma generalizada antes de la pandemia, se ha impuesto a empresarios y empleados, que utilizan programas como Slack, Zoom y Teams para seguir trabajando de forma eficaz. Una encuesta mundial realizada por Slack en octubre de 2020 reveló que el 72% de las personas preferiría una mezcla de trabajo en la oficina y a distancia, y que solo el 12% querría volver a la oficina a tiempo completo.
 
Además, algunas empresas (como Deloitte y PwC) ya han declarado que la reducción sostenida de los viajes de negocios formará parte de sus planes en curso para reducir las emisiones a cero. Pero, de cara al futuro, ¿qué pueden hacer los directivos para garantizar que la sostenibilidad vuelva a ocupar un lugar destacado en la agenda de su organización?
 
 

1. Aprovechar la oportunidad de cambiar los comportamientos

 
Para la Dra. Laura Marie Edinger-Schons, catedrática de Empresa Sostenible de la Universidad de Mannheim, existe la esperanza de que estas nuevas prácticas sostenibles sigan siendo la norma. "La investigación sobre comportamientos sostenibles ha demostrado repetidamente que es muy difícil cambiar los comportamientos y rutinas habituales", explica. "Por eso, esta inesperada alteración de nuestros comportamientos habituales en el trabajo ofrece una gran oportunidad de cambio permanente". También añade que muchas prácticas insostenibles como consecuencia de la pandemia pueden volver a eliminarse de las empresas cuando ésta haya terminado. "Durante la pandemia, algunas industrias se vieron obligadas a utilizar más prácticas empresariales insostenibles, por ejemplo, debido al aumento de la entrega de productos o al uso de envases de plástico; sin embargo, muchas de ellas ya no serán necesarias después de la pandemia."
Las empresas también pueden buscar formas de hacer que los desplazamientos al trabajo -dondequiera que sea en el futuro- sean más inclusivos y sostenibles, ya que casi el 25% de los empleados han dejado un trabajo a causa de los desplazamientos. Las organizaciones pueden tratar de subvencionar los costes de los desplazamientos y ofrecer alternativas a los coches de empresa -que se ha demostrado que aumentan el uso de los vehículos domésticos en un 25%-, como los planes de uso de la bicicleta.
 
 

2. Desafiar a los proveedores a ser más sostenibles

 
Las empresas también pueden aprovechar la oportunidad para revisar las cadenas de suministro; por ejemplo, las empresas pueden ser indirectamente más resistentes al clima y más justas con la sociedad y los individuos. "Podemos lograr más a través de la acción colectiva que como una sola organización, por lo que la colaboración con muchas de nuestras partes interesadas, incluidos los proveedores y el gobierno, es realmente importante", dice Swenson. El código de conducta de los proveedores de IKEA, por ejemplo, exige que los proveedores cumplan sus normas en áreas como las horas de trabajo, los beneficios y salarios de los empleados, los productos químicos, los residuos, la ética empresarial, el medio ambiente, el trabajo infantil y la discriminación antes de que IKEA considere trabajar con ellos.
 
Por su parte, la empresa alemana de artículos deportivos Vaude ha colaborado con el Gobierno alemán y las partes interesadas para crear el "Grüner Knopf" (el botón verde), una etiqueta de sostenibilidad para sus productos textiles. Este tipo de iniciativas están exigiendo a las empresas de todo el mundo que sean más transparentes, lo que hará que más empresas tengan que identificar los riesgos de su propia cadena de suministro.
 
Esto es algo que el Consorcio de Sostenibilidad (una organización mundial de sostenibilidad sin ánimo de lucro) está ayudando a las empresas a hacer a través de su herramienta de mapeo de materias primas, que aborda dónde están los riesgos, cuáles son y cómo se pueden abordar estos problemas.
 
 

3. Fomentar un comportamiento sostenible a todos los niveles

 
Sin embargo, dentro de las empresas, no sólo corresponde a las altas esferas fomentar el cambio. "Es responsabilidad de todos cuestionar el status quo y participar en la reconstrucción y configuración de nuestra economía del futuro. Por supuesto, los altos cargos tienen más poder para cambiar las estructuras y los procesos, pero los empleados son un motor de cambio igualmente importante en las organizaciones", afirma Edinger-Schons. "Y para los pocos privilegiados que no nos enfrentamos a amenazas existenciales debido a la pandemia porque tenemos trabajos seguros, diría que nuestra responsabilidad es aún mayor".
 
Pero la responsabilidad de reconstruir la sostenibilidad no recae únicamente en las empresas. Los gobiernos también tienen un papel que desempeñar, algo que ya estamos viendo en España. Nuestro país va a recibir unos 140.000 millones de euros de NextGenerationEU, el plan de recuperación de la Unión Europea, que se destinarán al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España. El plan abarca la reforma fiscal verde e incluye el adelanto de los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima de 2025 a 2023, la introducción de 250.000 vehículos eléctricos, el impulso de las energías renovables, especialmente los parques eólicos marinos flotantes, el refuerzo de la red y la inversión en redes inteligentes.
 
El tejido empresarial del plan se ha enmarcado en un documento elaborado por la Confederación Española de Organizaciones Empresariales. "Implica a toda la cadena de valor de las empresas. A través de su concienciación, y de la puesta en marcha de una política de compras que incorpore criterios ESG, deben destacar la protección de los derechos humanos", explica Zabala.
 
 

4. Hacer que la sostenibilidad forme parte de su propósito organizativo

 
Es fácil ver cómo la inversión en industrias que apoyan el impulso de la sostenibilidad existente crea más puestos de trabajo, y nos da una normalidad más "verde" después de la pandemia. ¿Pero qué pasa con las empresas cuya existencia nunca se basó en estos objetivos? Ya hemos visto que los bancos de inversión y los gestores de patrimonio están creando carteras centradas en la sostenibilidad, pero ¿qué pasa con aquellas que, sobre el papel, tienen muy poca necesidad de interactuar con este tipo de prácticas?
 
"Desde hace varios años, las empresas se preocupan por lo que quieren los nuevos talentos", explica Megan Kashner, profesora adjunta clínica y directora de Impacto Social de la Kellogg School of Management de la Northwestern University. "Los futuros empleados quieren que la empresa para la que trabajan esté orientada a un propósito, que esté en el lado correcto de la sostenibilidad y que sienta que sus valores se alinean con los de la empresa. Como resultado, estamos viendo un aumento de los puestos de trabajo que tienen que ver con las cadenas de suministro sostenibles, que están en la energía limpia, la diversidad, la equidad y la inclusión, y que se centran en las finanzas sostenibles. Estamos viendo cómo algunas de las mayores instituciones financieras cambian sus contrataciones para poner el talento al servicio de estas iniciativas necesarias, a las que antes podía parecer que sólo prestaban atención de boquilla". Añade que, aunque antes se avanzaba lentamente en la provisión de transparencia en los casos en que no se exigía por ley, "algo de la pandemia ha acelerado eso", y las empresas están teniendo que asegurarse de que a la gente le gusta lo que encuentra.
 
También es justo esperar que uno de los resultados directos de la pandemia sea que las empresas cambien proactivamente sus políticas de contratación, como explica Zabala: "2020 ha sido un año de cambios, y la crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la necesidad de modelos sostenibles, la gran relevancia que tienen las empresas en la sociedad y su papel fundamental para dar respuestas rápidas a las situaciones más críticas, globales e inesperadas. De hecho, en esta pandemia muchas empresas han demostrado un comportamiento ejemplar al poner sus recursos a disposición de la comunidad, respondiendo a las necesidades productivas, sanitarias, económicas, materiales y sociales."
 
Así que, tanto si se trata de un aumento de los puestos de trabajo directamente en el ámbito de la lucha contra el cambio climático, como si se trata de funciones en empresas que sitúan la sostenibilidad en la vanguardia de la ética de la compañía, los expertos creen que se van a crear más puestos de trabajo. Zabala concluye que las organizaciones inteligentes entienden esta oportunidad.
 
"Están reorientando sus modelos de negocio, con inversiones millonarias en algunos casos, y con un impacto positivo en toda su cadena de valor con la creación de miles de puestos de trabajo".

hays interview corner

Ver todas las entrevistas realizadas a expertos/as del Mercado Laboral.

Leer entrevistas

Promo blocks Blog

¿Estás buscando un nuevo reto en tu carrera profesional? Consulta nuestras ofertas en la web y contacta con nuestros consultores. 

Buscar empleo

¿Necesitas ayuda para cubrir una de tus vacantes? Cuéntanos más detalles. 

Registrar vacante

Tenemos cinco oficinas en España. Encuentra aquí tu oficina más cercana. 

Localizador