Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

¿ES DEMASIADO PRONTO
PARA PEDIR UN ASCENSO?

Has estado en tu puesto actual durante un año y estás empezando a sentir que estás listo para un nuevo desafío. El único problema es que no estás seguro de si es demasiado pronto para pedir un ascenso.

pronto-ascenso-grande.jpg

Artículo extraído de Viewpoint.

La respuesta no sencilla, ya que no hay un marco de tiempo establecido antes de que puedas solicitar una promoción. Después de todo, los ascensos deben vincularse con tu rendimiento, no con la duración de la tenencia, y cada persona tendrá un rendimiento diferente.

No, la respuesta a esta pregunta requiere que evalúes cuidadosamente si estás listo para un ascenso. Entonces, ¿cómo puedes evaluar la situación?

Párate y reconsidera: ¿estás realmente listo?

Antes de solicitar una promoción, comprueba que estás listo realmente. Después de todo, solo has estado en tu puesto durante un año y puede que haya áreas de tu posición actual que todavía no dominas. Revisa la descripción de tu puesto de trabajo y verifica que seas completamente competente en cada ámbito. Te aconsejo encarecidamente que también reflexiones sobre los comentarios que tu jefe te dio durante la evaluación anual y cualquier otro feedback que tengas.

Luego, pregúntate si estás mentalmente preparado. Solo te uniste hace un año. Establecerse en un nuevo entorno puede llevar hasta seis meses y, a veces, más tiempo. Entonces, ¿estás realmente listo para nuevos cambios? Considera la responsabilidad adicional, los cambios en la rutina de trabajo y las personas con las que tendrás que interactuar a diario. ¿Te sientes cómodo ante esta idea?

En este punto, es posible que te sientas fuera de lugar y que aún te estés familiarizando con tu nuevo rol. Simplemente necesitas más tiempo para integrarte. Por otro lado, puedes sentirte a la altura del desafío, porque en este momento no estás en tu máximo potencial. Si es así, prepárate para pedir lo que quieras.

¿Tu jefe piensa que estás listo?

Como llevas un año con la empresa, con suerte habrás establecido una buena relación con tu jefe, una en la que te sientas cómodo compartiendo tus ambiciones y aspiraciones profesionales. Por lo tanto, te aconsejo que te reúnas personalmente con él para comunicar claramente tus ambiciones, pero recuerda ser discreto y profesional. Después de todo, no quieres que tu jefe piense que eres presuntuoso o que tu posición actual ya no te motiva. Dile que has disfrutado al máximo de tu trabajo, pero que ahora estás listo para el próximo desafío. Expón tus razones y pregúntale su opinión al respecto.

Tu empresa debe tener una política clara de promoción, donde estarán los requisitos que deberás lograr para ascender. Es probable que tu jefe identifique las habilidades que necesitas superar antes de ser ascendido. Participar en nuevos retos es una buena forma de desarrollar estas habilidades en el trabajo, de modo preséntate voluntario para tareas o proyectos relevantes. Como escribió mi colega Adam Shapley en este blog post, cuando quieras participar en nuevos retos, comienza con pequeños trabajos que te saquen de tu zona de confort. Una vez que realices exitosamente estas tareas, podrás enfrentarte a desafíos más grandes y tu jefe comenzará a recurrir a ti con trabajos cada vez más exigentes.

Finalmente, establece algunos plazos, una fecha para revisar tu progreso hasta el momento. De este modo, saldrás de la conversación sintiéndote motivado y listo para el siguiente paso.

Transforma tu ambición en acción

Ahora es el momento de pasar a la acción. En primer lugar, estás a punto de tener un mayor volumen de trabajo a medida que comienzas a aprovechar tu participación en nuevos retos, además de tus responsabilidades existentes. La gestión y organización efectivas del tiempo son clave si quieres evitar quedarte atrás; desde establecer una fecha límite clara para cada tarea, hasta planificar la lista de tareas del día siguiente la noche anterior. Puede leer más sobre productividad aquí.

En segundo lugar, recuerda mantener tu equilibrio entre el trabajo y la vida personal a la hora de pedir esta promoción. Sí, tienes metas que alcanzar, pero no llegarás allí si no despejas tu mente. Es esencial para todos, independientemente de tu antigüedad, apagar y recargar las baterías. Intenta salir de la oficina a tu hora, no revises los correos electrónicos de trabajo hasta altas horas de la noche y asegúrate de tener suficiente tiempo libre por las noches y los fines de semana.

Por último, registra tu progreso. A medida que comiences a trabajar para alcanzar los objetivos, haz un seguimiento de estos y de cualquier resultado que se pueda medir. Planifica reuniones regularmente con tu jefe para transmitir esta información, solicitando su apoyo o comentarios cuando sea necesario. Un mentor también puede ser de gran valor cuando se trata de dar el salto en tu carrera profesional. Debería ser alguien más que su jefe, creíble y de alto rango para ti, que pueda asesorarte objetivamente mientras luchas por alcanzar el éxito.

También diré que no debes desanimarte si te encuentras con un "no" cuando se trata de pedir un ascenso. Úsalo como una oportunidad para mejorar y averiguar por qué no tuviste éxito esta vez.

Recuerda, una promoción se basa en el mérito, no en la tenencia. Solo porque hayas estado en la empresa durante un año, no significa que no puedas solicitar una promoción. Sin embargo, voy a reiterar que al combinar tu ambición con una visión realista de lo que debes lograr, tendrás mayores posibilidades de alcanzar tus aspiraciones profesionales. Buena suerte.