Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

SI QUIERES SER UN GRAN LÍDER,
APRENDE A SER UN MEJOR MANAGER

como-ser-un-gran-lider.jpg

Artículo extraído de Viewpoint.

Si deseas progresar en una gran empresa, probablemente te interesará desarrollar tus habilidades de liderazgo. Sin embargo, muchos líderes pasan por alto dedicar tiempo para mejorar la capacidad de gestión. Después de todo, los líderes son dinámicos y progresistas mientras que los mánagers son aburridos burócratas.

El liderazgo se trata de dirección e inspiración, ¡qué emocionante! Sin embargo, la gestión consiste en control y eficiencia, convirtiéndola en una tarea rutinaria y aburrida.

Las habilidades de gestión son vitales para el éxito del liderazgo

Sin embargo, el problema es que la mayoría de las actividades y exigencias del trabajo cotidianas deben estar bien gestionadas. Las presiones a las que nos enfrentamos en muchas empresas a menudo son el resultado de la falta de tiempo y la gestión de tareas. Por supuesto, sentirse inspirado e inspirar a otros son dos elementos positivos, pero no son suficientes si estamos constantemente enterrados en un montón de tareas mal gestionadas.

Observa los factores clave del estrés en las empresas, como la carga de trabajo excesiva, la falta de control percibida y la sensación de falta de apoyo. Algunos de estos riesgos pueden mitigarse mediante una mejor gestión de la dirección y personas inspiradoras. Sin embargo, la capacidad de gestión eficiente de estas exigencias laborales también tiene un papel clave.

Si gestionas tus exigencias laborales eficazmente, serás un mejor líder

La mayoría de nosotros prosperamos en una vida laboral en la que nos sentimos competentes y efectivos y, en ocasiones, somos desafiados más allá de nuestra zona de confort. Sin embargo, la realidad para la mayoría de los líderes que conozco es que constantemente se sienten abrumados por no tener el tiempo suficiente para hacer el trabajo tan bien como quisieran.

Esto se debe a que están agobiados por demasiados factores que les provocan estrés. Se trata de exigencias de trabajo que vemos como barreras para enfocarnos en lo que realmente importa y que consideramos una pérdida de tiempo. Y, si tus días y semanas están dominados por obstáculos, existe un mayor riesgo de sufrir tensión psicológica a la vez que una menor participación laboral y compromiso con tu empresa.

Las exigencias laborales deben estar bien gestionadas si queremos alcanzar nuestro máximo potencial en el trabajo, así como liderar a otros de manera efectiva. Entonces ¿qué puedes hacer?

• Intenta comenzar el día pensando en qué tareas necesitas dedicar tu tiempo para tener el máximo impacto. Piensa en cómo puedes evitar las distracciones que te mantienen alejado de lo que más te importa o, al menos, evitar que influyan en tu día. Comienza el día con una reunión rápida con tu equipo para discutir sobre este tema.
• Dedica tiempo a reflexionar sobre cómo tú y tu equipo reaccionan ante nuevas exigencias laborales. ¿Dedicas suficiente tiempo para evaluar el peso de cara tarea y asignas recursos (tiempo, presupuesto, experiencia) en consecuencia o simplemente reaccionas sin ningún tipo de planificación?
• Revisa regularmente tu carga de trabajo y piensa si necesitas pedir ayuda o delegar si puedes.

Si sabes cómo gestionar las exigencias del trabajo y las presiones que te imponen, podrás maximizar tus posibilidades de dirigir con eficacia. Si no, te encontrarás tratando de progresar cuando estás avanzando a través del barro: posible pero increíblemente difícil.

Buscador de ofertas

Calculadora salarial

Síguenos en redes sociales