Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

¿ERES MANDO INTERMEDIO? NO DESCUIDES
EL PROGRESO DE TU CARRERA

Nadie cuestiona tus fortalezas como mando intermedio. Das forma y ejecutas los objetivos de tu equipo. Te aseguras de que estos objetivos se alineen con la estrategia general de la empresa. Manejas con cuidado las expectativas y presiones por encima y por debajo de ti. 

mandos-intermedios-g.jpg

Artículo extraído de Viewpoint.

Pero con tantos frentes abiertos, ¿te has preguntado alguna vez si has dejado de lado tu carrera profesional? Se han realizado múltiples estudios sobre la felicidad en los puestos intermedios. Por ejemplo, según un caso de estudio publicado por Harvard Business Review realizado a más de 320.000, los mandos intermedios eran el grupo menos feliz de todos los encuestados porque sentían que estaban "en una cinta de correr en lugar de en una carrera de fondo”. ¿Te suena esto? Si es así, es hora de actuar.

Continúa aprendiendo de ti y de tu alrededor

La progresión de tu carrera y el aprendizaje continuo van de la mano. Enseñar algo nuevo no solo te llevará un paso más cerca de tu próxima promoción, también reavivará la pasión que sentiste cuando comenzaste en tu posición. Este entusiasmo no solo te motivará a la hora de impulsar tu propia carrera, sino que se transmitirá a tu equipo y los inspirará a desarrollar sus habilidades. Todo esto servirá para dar crédito a tus superiores de tus fortalezas.

Además, los cambios tecnológicos se están extendiendo en la mayoría de las industrias. Cuanto más aumentes tu conocimiento de la industria y te mantengas actualizado, mejor posicionado estarás para sugerir ideas innovadoras y generar impacto dentro del negocio.

Reevalúa tus objetivos

Sin duda, tienes mucha experiencia ayudando a tu equipo a identificar sus áreas de mejora y trazar sus metas para el próximo año. Ahora es el momento de darle a tu propia carrera el mismo enfoque y atención.

Piensa en ese momento entre ser ascendido y estar atado a tareas de gestión. ¿Cómo imaginabas que serían las siguientes etapas de tu carrera? ¿Ha cambiado esta ambición, ahora que tienes una mejor comprensión de hacia dónde se dirige la empresa?

Reúne algunos objetivos que se alineen con esta visión y lo que deseas lograr en tu carrera. De la misma manera que lo harías con tus informes, haz que estos objetivos sean SMART (específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con escala de tiempo) y verifica tu progreso regularmente con respecto a tus objetivos.

¿Qué podría interponerse al priorizar tu carrera profesional?

Una cosa es reconocer la necesidad de centrarse en tu progresión de carrera, pero otra es reservar tiempo para ello en una agenda tan apretada. Sin embargo, debes hacer un compromiso continuo con tu desarrollo. De lo contrario, acabarás de nuevo en la situación en la que te encuentras ahora. Esto significa abordar las barreras potenciales para mejorar tus habilidades, que pueden incluir:

1. Tu mentalidad

Sé honesto contigo mismo. En este momento, ¿cómo ves las tareas que forman parte de tu plan de progresión? ¿Las ves como un complemento de tu puesto actual? Si es así, esta puede ser tu primera barrera.

Mejorar tus competencias debe ser una parte fundamental de puesto como administrador y debe integrarse en tu flujo de trabajo actual. De lo contrario, lo postergarás cuando tu carga de trabajo se esté acumulando. Preferirás apuntarte a un webinar que tachar esa tarea de tu lista.

En última instancia, debes pensar en la mejora de competencias como una inversión de tiempo en tu futuro en lugar de tratarlo como un coste extra.

2. Tu jefe

Ahora puedes ver la progresión de tu carrera como una prioridad, pero también necesitas la participación de tu jefe si deseas hacer realidad tus planes.

Es posible que ya hayas tenido una revisión anual con tu jefe en la que discutes los objetivos de tu carrera. Si no es así, siéntate con tu jefe y describe cómo quieres que crezcan tus habilidades y las formas en que puede apoyarte. Por ejemplo, ayudarte a encontrar un mentor o tiempo para asistir a un seminario web o conferencia. También puedes solicitar el apoyo financiero de la empresa para un curso o capacitación profesional. Cuando tengas esta conversación, establece claramente el vínculo entre tu mejora de habilidades y los beneficios resultantes para la empresa y tu equipo.

Al haber estado en tu posición antes, tu jefe puede recomendarte otros medios de mejora de habilidades que no habías pensado, así como consejos para aprovechar el tiempo para mejorar tus competencias. Esto me lleva al siguiente punto.

3. Tu horario frenético

Entiendo lo ocupados que pueden estar los mandos intermedios, pero hay muchas opciones flexibles de autoaprendizaje disponibles que pueden funcionar. Por lo general, puedes acceder a estos bajo demanda en tus dispositivos. Por ejemplo, puedes inscribirte en un curso online y completar las lecciones a primera hora del lunes antes de que pase la semana. Puedes descargar un podcast en tu teléfono para escucharlo durante tu viaje al trabajo o puedes escuchar una TEDtalk en la comida.

También te recomendaría que te evalúes con la participación de otras personas, porque de esta manera no puedes cancelar la reunión. Si aún no lo has hecho, inicia reuniones regulares con tu jefe o mentor para revisar tu plan de progresión. Tu mentor puede ser alguien a quien admiras, en quien puedes confiar y que te brinde consejos profesionales confidenciales, neutrales y útiles. También debes reservarte para cualquier curso, eventos y charlas financiados por la empresa.

4. Tus habilidades a la hora de delegar

Por último, muchos mandos intermedios también están aferrados a tareas que podrían delegar en otros. Muchos sienten la necesidad de asistir a reuniones y conferencias a las que podría asistir alguien de su equipo en su nombre. Quizás es hora de comenzar a delegar más en tu equipo actual. A medida que tu equipo comience a asumir más responsabilidades, resiste el impulso de la microgestión. En su lugar, sé lo más claro posible con tus expectativas, déjalos hacerlo lo mejor que puedan e incluye comentarios sobre las mejoras que se harán para la próxima vez.

La progresión de tu carrera nunca debería dejarse a un lado, sin importar cuánta gente gestiones o si estás muy ocupado. Las personas que te rodean necesitan que estés motivado y satisfecho. Para que este sea el caso, debes asegurarte de estar constantemente aprendiendo, creciendo y avanzando hacia algo más grande. Esto no es una actividad que se realiza una sola vez.