Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

¿HEMOS OLVIDADO CÓMO
HABLAR ENTRE NOSOTROS?

Antes de seguir leyendo, mira a tu alrededor. ¿Cuántas personas están hablando entre ellas? Me atrevo a decir que la mayoría están escuchando música o escondidos detrás de la pantalla de su ordenador, escribiendo a la persona que tienen justo al lado. ¿estoy en lo cierto?

blog halbar 2.jpg

Artículo extraído de Viewpoint. 

Escribir se ha vuelto nuestra manera predeterminada de comunicarnos

La digitalización en nuestros puestos de trabajo avanza a pasos agigantados. Pero, ¿está la digitalización alejándonos de la comunicación usando nuestra voz?

Personalmente, pienso que sí lo está haciendo y, como resultado estamos perdiendo la costumbre de hablar en la oficina, simplemente porque no tenemos la oportunidad o la predisposición de ponernos a hablar. Después de todo, es más fácil enviar un email a diez personas que llamarlas individualmente.

Todos contribuimos en los 269 billones de emails y 65 billones de mensajes de WhatsApp que se mandan al día. Escribir es, hoy en día, nuestra manera predeterminada de comunicarnos.

¿Por qué necesitamos hablar más y escribir menos?

Tal y como he dicho antes, la huella humana no puede ser remplazada por la tecnología. Quizá enviar un email o un mensaje por Skype puede ser más fácil y rápido, pero estas formas de comunicarse muchas veces no son tan efectivas como lo sería nuestra voz y no nos damos cuenta.

Así que, aquí explicaré porqué creo que deberíamos esforzarnos en hablar más y escribir menos.

Hablar es más productivo

Suena contradictorio, especialmente cuando estamos hartos de oír todo el rato que el uso de la tecnología nos ayudará a ser más productivos, pero esto no es siempre cierto, sobre todo cuando intentamos comunicar cosas de trabajo de manera rápida y efectiva.

Los emails son exterminadores de productividad, es un hecho. Muchos de nosotros intentamos de manera descontrolada vaciar nuestra bandeja de entrada para sentirnos más productivos y eficientes, cuando en realidad lo que sucede es lo contrario. Estudios han revelado que un “62% de los emails no son importantes, y se pueden procesar de manera automática”.
Esta obsesión por los emails, muchas veces nos distraen de los proyectos y conversaciones que verdaderamente importan. Usar nuestra voz para hablar, preguntar o dar un brief para una tarea urgente, recibirá una respuesta rápida. De hecho, cuando hablamos tardamos en responder 200milisegundos, comparado con el tiempo que tardamos en responder un mensaje de WhatsApp o un Email.

Pero no solo tenemos en cuenta el tiempo de respuesta cuando hablamos de productividad, sino que se puede observar que la respuesta verbal también será más útil. 

Hablar crea vínculos más fuertes

Es casi imposible crear un vínculo productivo a través de un email o a través de mensajes digitales, no importa cuantos iconos uses.

Esto puede trasladarse a el mundo de la selección. Pongamos un ejemplo; es posible crearte una imagen de un candidato y de sus habilidades leyendo su CV, pero es uy difícil, por no decir casi imposible, hacer un juicio sobre sus habilidades interpersonales y saber a ciencia cierta lo que están buscando solo a través del ordenador.

Esta es una de las razones por las que las personas que trabajan en selección priorizan el contacto a través del teléfono para tener un primer contacto con el candidato.

Los mensajes escritos no capturan nuestra expresión ni nuestro tono, y ambos son elementos fundamentales para establecer buenas relaciones. El factor voz, añade personalidad, además te aseguras que el mensaje sea claro y se entienda.

Hablar ayuda a generar confianza

Todos hemos vivido el hecho de enviar un mensaje rápido mientras estás haciendo otra cosa, y que la otra persona al recibirlo lo malinterprete completamente. Este tipo de situación puede perjudicar la relación que tengas con esa persona.

Curiosamente, la rapidez de nuestra respuesta es percibida como símbolo de confianza. Así que, llevando esto al mundo real, no responder a un email de manera rápida, puede dar a suponer que esa persona no es una prioridad para nosotros, o que el tema sobre el que hablamos no resulta interesante. 

Cómo hacer que la gente escriba menos y hable más

Hay una línea muy fina entre digitalizar la forma en la que trabajamos, y alentar a nuestros trabajadores a usar su voz para hacer su trabajo y hacerlo bien. Pero yo creo que es posible, sobre todo si tú, cómo líder predicas con el ejemplo.

La próxima vez que estés en una conversación por e-mail, que se esté alargando demasiado, bloquea agendas y convoca una reunión- obtendrás resultados de manera más rápida. O cuando tengas una tarea urgente que tengas que delegar a algún miembro de tu equipo, no caigas en la tentación de enviar un mail, haz una llamada o una reunión, una vez le hayas explicado a la persona lo que debe hacer y lo haya entendido, podrás enviar un mail para confirmar.

Ahora que hemos llegado al final del blog, ¿cuántas llamadas o conversaciones has estado escuchando mientras leías? Probablemente la respuesta sea pocas.
En vez de voces lo que habrás estado escuchando será el teclear constante de tus compañeros.

Necesitamos cambiar esto antes de que nos olvidemos de hablar entre nosotros. Después de todo, son las voces de nuestros trabajadores las que pueden cambiar nuestra empresa, y debemos asegurarnos de que el volumen esté alto.