Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

EL ECOSISTEMA TECNOLÓGICO
EN BARCELONA

Barcelona se ha posicionado como una de las ciudades más atractivas a nivel mundial para los profesionales del sector tecnológico. No solo por la calidad de vida de la ciudad, sino porque también cada vez más startups y multinacionales optan por establecer sus equipos tecnológicos y de innovación en la ciudad. 

Hemos entrevistado a Jordi Arrufí, Digital Transformation Director en Mobile World Capital Barcelona, y a Ricard Castellet, CCO en Barcelona Tech City, para que nos cuenten su visión de la situación y sus perspectivas de futuro para el sector. 

bcn_hub_IT.jpg

¿Qué elementos ha conseguido tener Barcelona como ciudad para convertirse en uno de los centros europeos de innovación tecnológica?

Jordi Arrufí: Barcelona cuanta con 3 elementos clave que la sitúan como referente europeo en el ámbito de la innovación tecnológica: la colaboración público-privada como canal para afianzar inversiones, la apuesta por liderar la economía del conocimiento incluyendo la creación del distrito tecnológico 22@ y la voluntad de formar talento especializado de primera línea, tanto desde universidades politécnicas, como desde los nuevos centros de formación y code academies.

A esta ecuación, cabe añadirle la proliferación de aceleradores de innovación corporativa como centros de R+D (el sincrotrón Alba, el Barcelona Supercomputing Center o Leitat son algunos ejemplos) y las más de 1000 startups del ecosistema.

También es destacable la competitividad de los sueldos de nuestro sector tecnológico en comparación con otros hubs de referencia en el norte de Europa. Y por supuesto la calidad de vida y el carácter cosmopolita de la ciudad, que la hacen atractiva tanto para el talento como para la inversión internacional.  

Ricard Castellet: Barcelona dispone desde hace años de un potente ecosistema tecnológico que refuerza su posición a nivel internacional. Nosotros entendemos el ecosistema tecnológico a nivel transversal, es decir como una serie de elementos que han ayudado a que esto sea posible. Empezando por las escuelas de negocio, que ayudan a la generación de talento. Barcelona dispone además de una comunidad de start ups que hace más de 20 años que existe y que tiene una capacidad de generar y atraer inversión además de generar una visión de negocio mucho más disruptiva. Todos esos factores combinados hacen que actualmente la ciudad esté posicionada en el top 5 a nivel europeo.

Aparte de esto Barcelona tiene otros atractivos como grandes corporaciones que apuestan por crear eventos de innovación. Congresos de la importancia del Mobile World Congress que son capaces de atraer talento y posicionarnos a nivel mundial.

Y finalmente debemos tener en cuenta que Barcelona es una apuesta ganadora a nivel mundial gracias a todos estos elementos combinados juntamente con el estilo de vida. Hemos conseguido que sea una ciudad atractiva, una ciudad en la que quieres venir a trabajar.

¿Cómo ves el estado actual del mercado IT en Barcelona? 

J.A.: Muy positivo. Se está generando un ecosistema rico en negocios tecnológicos, donde Barcelona destaca especialmente en dos segmentos: la proliferación de startups de base tecnológica y la atracción de Hubs de desarrollo tecnológico de grandes multinacionales. Además, cabe destacar la transición hacia la economía digital de empresas de sectores históricamente arraigados en la ciudad como la banca, la industria, el sector farmacéutico, el turismo o la automoción. Por último, el crecimiento del ecosistema también está revertiendo en un incremento de la cifra de negocio del segmento de proveedores de consultoría tecnológica e integradores.

La Barcelona de hoy tiene un mercado IT con buena salud. Es la capital mundial del móvil y sede de grandes eventos internacionales -como MWC o Smart City Expo World Congress -, y en los últimos años ha consolidado nuevas rutinas en su tejido IT local. Además de tener estos grandes encuentros anuales, Barcelona es hoy un referente porque cuenta con asociaciones y entidades clave -como Barcelona Tech City o 22@network- que agrupan a todos los agentes y fomentan la economía digital a lo largo del año.

Sin embargo, tenemos que estar muy atentos a retos y barreras que habrá que afrontar si queremos consolidar la posición de hub destacado en el ámbito europeo. Por un lado, destacaría la incipiente escasez de talento tecnológico y, por otro, la falta de un marco regulatorio favorable para la atracción de talento digital internacional en la línea de los visados tecnológicos implantados por países vecinos. 

R.C.: Estamos sin duda alguna en uno de los mejores momentos para nuestro sector. Existe una fuerte demanda y eso provoca ciertas tensiones pero están provocadas por el buen momento del mercado. 

Actualmente se está captando más talento extranjero del que nunca habíamos dispuesto. Todo esto, sumado a la fuerte demanda y oferta que existe en el mercado nos demuestra la fortaleza del momento empresarial y de talento por el que está pasando la ciudad.

¿Cómo calificarías el nivel de inversión que hay actualmente en el sector?

 J.A.: El nivel de inversión captado es muy positivo. Barcelona capta alrededor del 60% de las rondas de inversión en startups de toda la economía española y la inversión total (que rondó los 900M€ en 2018) se ha multiplicado por 5 respecto al 2014. Otro indicador interesante es la atracción de inversión internacional en forma de Hubs de desarrollo tecnológico. En el último año y medio más de 100 multinacionales han apostado por Barcelona como destino para establecer proyectos de inversión en el campo tecnológico.

Pese a estas buenas señales, todavía estamos lejos de las posiciones deseadas en lo referido a innovación. Todavía falta mucha inversión, especialmente privada. El Global Innovation Index publicado por INSEAD y WIPO nos sitúa en la posición 44 del ranking mundial. 

R.C.: En los últimos años la ciudad se ha situado en el top 5 a nivel europeo en inversión sobre todo en economía start up. Pero lo más importante es que se está consiguiendo captar inversores VC importantes europeos y mundiales.  

¿Cuáles son los puntos clave para gestionar el talento en un mercado tan competitivo y cambiante como este?

 J.A.: La gestión del talento debe afrontarse desde un doble plano: desde la empresa y desde el ecosistema en su conjunto. Son dos caras de una misma moneda. Si Barcelona refuerza su posición como ecosistema atractivo para el desarrollo y atracción de talento IT, esto beneficiará a las empresas y viceversa. Esto requiere generosidad por parte de las empresas, que por un lado deben gestionar sus estrategias de atracción y retención de talento, pero también deben colaborar con sus competidores para conseguir reducir la brecha en la ciudad.

Este trabajo coordinado entre empresas, donde también debe participar la administración pública y los centros de formación, debería centrarse como mínimo en tres líneas estratégicas: promover las vocaciones en edades tempranas (especialmente en niñas); promover la reorientación de profesionales no tecnológicos hacia el sector; y atraer talento internacional a la ciudad.

 

R.C.: Sin duda alguna este es el gran reto. Hemos de cambiar la cultura de las empresas en materia de gestión de talento, el talento tiene que ser la base a partir de la cual las empresas basen su estrategia de crecimiento.

Es importante que haya una mayor creación de políticas de incentivos, trabajar el engagement del equipo así como los valores de marca. Es muy importante conseguir talento pero no debemos olvidar que también lo es el poder fidelizarlo.

¿Qué debe tener y ofrecer una empresa tecnológica en Barcelona para poder captar el talento que necesita?

 J.A.: En un escenario de escasez de talento tecnológico, el poder de negociación recae en el talento (más que en la empresa). Más allá de ofrecer salarios atractivos, deben ponerse en práctica nuevas estrategias y enfoques en todo el employee journey. Esta nueva realidad también requiere el uso de talent analytics que permitan monitorizar la experiencia y expectativas reales de los profesionales.

En cuanto a la retención del talento, la manera de trabajar de las empresas es uno de los factores clave. Cuando una compañía trabaja bajo metodologías agile, con estructuras organizativas poco jerárquicas y ofreciendo autonomía en los empleado y flexibilidad, los trabajadores se sienten más atraídos por el proyecto y la permanencia en la compañía es mayor. 

R.C.: Es imprescindible tener unos valores atractivos como empresa pero también unos proyectos de gran ambición. El talento al final se mueve en base a la calidad y la envergadura del proyecto tecnológico.

¿Qué aspectos en materia de gestión de talento crees que quedan por mejorar?

 J.A.: Falta cohesión y coordinación entre todos los actores que forman el ecosistema de talento. Deberíamos poder anticipar cuáles van a ser las necesidades de talento a medio plazo: qué perfiles tecnológicos se van a necesitar, en qué cantidad y con qué competencias concretas. Y esto nos permitiría hacer la vinculación definitiva entre el mercado y el ámbito de la formación, pública y privada, permitiendo que esta se adaptara a las necesidades del mercado al trabajar de forma coordinada con el propio empresariado o la industria.

En el caso de la empresa, esta debe ser consciente que su principal factor de competitividad es el talento, más que la tecnología que tiende a convertirse en una comodity.

R.C.: Creo que las empresas deben mejorar la forma en la que transmiten sus políticas y valores a los trabajadores. Una compañía tiene que saber conectar con sus trabajadores, eso siempre representará un plus importante para retener talento. Saber crear un engagement con la compañía permite que el talento se sienta más cómodo y más libre para desarrollar su trabajo.

Si tuvieras que convencer a un profesional IT extranjero para trabajar en BCN, ¿qué le dirías?

 J.A.: Barcelona es una ciudad de oportunidades. Contamos con un ecosistema IT robusto, que permite a los profesionales un verdadero desarrollo de carrera. Ámbitos como el desarrollo de software, el big data, la inteligencia artificial, la ciberseguridad o el IoT están experimentando un fuerte aumento de la demanda de profesionales en la ciudad.

Además, el atractivo que ofrece Barcelona como ciudad donde vivir. Aquí se mezclan aspectos como la calidad de vida, la cultura, el clima, o las buenas conexiones con otras ciudades.

¿Cuáles son las perspectivas de las empresas Tech en Barcelona para los próximos años? ¿Cuál será la tendencia predominante?

 J.A.: Tenemos todos los ingredientes para que el ecosistema siga consolidándose. Muchas de las startups más prometedoras van a convertirse en scale-ups, generando impacto social en términos de puestos de trabajo y contribución a la economía del país. Las multinacionales siguen teniendo Barcelona en su agenda a la hora de establecer sus hubs digitales, así que probablemente esta será otra de las líneas de crecimiento de la economía digital. Y empresas que hoy pertenecen a sectores no tecnológicos, las consideraremos empresas puramente digitales: las Fintech están obligando a la banca tradicional a virar hacia modelos mucho más tecnológicos. Lo mismo pasará en sectores como el retail, la movilidad o la industria.  

Si somos capaces de asegurar un crecimiento del talento digital acorde al aumento de la demanda, el éxito de la economía digital de la ciudad está garantizado. 

R.C.: Estamos en un momento clave para la ciudad, es imprescindible consolidar el crecimiento que hemos tenido los últimos 6 años con proyectos cada vez más atractivos y más ambiciosos. La perspectiva que tenemos es de crecimiento, es importante destacar que Barcelona tiene una gran oportunidad en la economía tech y debemos saber aprovecharla ya que lo tenemos todo para poder consolidarnos aún más como una ciudad de referencia a nivel europeo y mundial.

En los próximos años hay que consolidar un grado de especialización tech del ecosistema de la ciudad. Barcelona, y el resto de las ciudades europeas, tendrán que buscar un nivel de especialización por sectores y tecnologías. Y es en sectores como la movilidad, el HealthTech, métodos de pago o en tecnologías como el BlockChain o la inteligencia Artificial, o el 5G donde Barcelona tiene muchas posibilidades de reforzar aun más su posición como ciudad de referencia en las próximas décadas.