Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

CONSEJOS PARA SOBRELLEVAR
LA VUELTA AL TRABAJO

Todos conocemos esa sensación de felicidad cuando activamos nuestro “Out of Office”- normalmente, es la última cosa que hacemos antes de irnos a nuestras esperadas vacaciones. Pero esta felicidad, muchas veces se ve eclipsada por una pregunta- ¿qué nos espera al volver?

blog vuelta.jpg

Artículo extraído de ViewPoint

Quizá te preocupan las montañas de mails que te recibirán, las tareas que dejaste por acabar, reuniones importantes que puedas tener o cualquier miedo común respecto a la vuelta. Como resultado, en vez de conseguir una desconexión total del trabajo durante tus vacaciones, te sentirás tentado a revisar tu e-mail. Como demuestra la estadística, dos de cada tres personas trabajan mientras están de vacaciones.

Pero esto no tendría ni debería ser así. Con una buena preparación, podrás desconectar en tus vacaciones y disfrutar de un merecido descanso, sin que aborden a tu mente pensamientos sobre volver. 

Consejos para superar la primera semana

Tomar un descanso del trabajo nos deja tiempo para pensar en las cosas que dejamos apartadas en nuestro día a día, como por ejemplo malas relaciones con colegas, dudas sobre cómo afrontar nuestra carrera profesional… Estos pensamientos, pueden hacer sintamos temor al tener que volver al trabajo, sobre todo después de unas vacaciones fascinantes.

Si bien estos problemas no se van a solucionar de la noche a la mañana, los siguientes consejos te ayudarán a hacer la vuelta al trabajo un poco más fácil.

Establece una mentalidad positiva el día antes de tu vuelta

No vas a conseguir salir de una mentalidad negativa y entrar en una positiva de la noche a la mañana. Pero practicar la positividad en los días previos a tu vuelta te ayudará. El coach Brian Tracy, explica que aquellos que intentan tomarse la vida con positividad, son más propensos a ver aspectos positivos en su espacio de trabajo también. 

Así que, cuando pienses en tu primer día, en vez de centrarte en las cosas negativas (como por ejemplo: tu bandeja de email llena, o una reunión con un cliente) piensa en aquellas cosas que hacen que disfrutes de tu rol. Como trabajar en ese proyecto que tanto te entusiasma, hablar con algún compañero, o tal vez, visitar esa cafetería que tanto te gusta durante tu pausa para comer. 

Piensa en cómo puedes incluir variedad y espontaneidad en tu rutina

Si tu día a día te aburre y te pasas el día mirando el reloj, la idea de volver no sonará demasiado alentadora. Así que en vez de pensar en lo que hace que tu día se alargue, pasa más tiempo pensando en qué puede hacer que tus días sean diferentes. Por ejemplo, si tu día a día es muy largo ves a dar un paseo durante la hora de comer, o busca algún gimnasio cercano para hacer algo de ejercicio. Esto generará endorfinas que mejorarán tu humor y serás más productivo. De manera alternativa, puedes pedir a algún compañero que te enseñe cosas nuevas, la variedad te ayudará a disminuir los niveles de aburrimiento.

Un cambio de escenario también podría ayudar, prueba a sentarte en otro sitio de la oficina, o ves a comer con compañeros con los que aún no hayas tenido la oportunidad de hablar. Otra manera de añadir variedad es organizar un evento o formar parte de un comité.

Si normalmente durante los fines de semana no haces demasiada cosa, prueba a hacer algo de ejercicio, planear actividades o buscar una nueva afición. Esto te permitirá pensar en cosas que no sean de trabajo.

Personaliza tu espacio de trabajo

Crear un espacio de trabajo personalizado puede mejorar tu humor. Prueba en añadir cosas simples como fotos o plantas.

Además, estudios han revelado que la luz natural, puede mejorar el ambiente de trabajo, así que en vez de sentarte donde la luz es artificial, siéntate cerca de las ventanas.

Estos pasos podrán mejorar de manera automática tu estado de ánimo.

Mentalízate de que tu bandeja de entrada estará a rebosar

Antes de volver al trabajo, es importante aceptar que tu bandeja de entrada estará llena de correos, y habrá muchos aspectos sobre los que ponerse al día. Aun así, activando tu “out of office” no tendrás tanta presión por contestar de manera inmediata.

Otro consejo, es mantener tu primer día lo más libre que puedas. Evita programar reuniones o llamadas, deja tiempo para poder revisar tus correos.

Ayúdate a adaptarte rápido al trabajo

Estos pasos, te ayudarán a mejorar tu humor y prepararte para la vuelta después de un descanso. Aunque hay más pasos que pueden ayudarte a superar tu primer día en la oficina.

Antes de irte de vacaciones, ves a comprar y llena tu congelador de comida preparada y tuppers. Esto te quitará un peso de encima cuando tengas que pensar que llevarte de comer al día siguiente. Lo mismo pasa con la ropa, asegúrate de que tu ropa de trabajo está limpia y preparada para tu vuelta. Y una vez llegues a casa, intenta ir a dormir a una hora razonable, esto te ayudará a llegar fresco a tu primera semana.

¿Otros aspectos? Identifica la raíz del problema y crea un plan

Los consejos son soluciones rápidas para asegurar que tu vuelta sea amena a corto plazo, pero es poco probable que estos consejos solucionen problemas más graves que ronden tu mente.

Así que, durante tus vacaciones, intenta establecer exactamente qué es lo que te hace sentir tan angustiado. Si identificas los problemas graves, podrás crear un plan de acción para solucionarlos. ¿Qué aspectos de tu rol hacen que te sientas desmotivado? Quizá el reto ya no te parece motivador, y esto es lo que hace que te sientas aburrido. Quizá hay una falta de soporte por parte de tu jefe, o quizá tienes una carga de trabajo demasiado alta y esto hace que te sientas estresado.

Si no le haces saber a tu manager estos problemas, no sabrá que necesitas ayuda, y lo que es peor, no podrá darte soluciones. Así que el primer paso es ser honesto con tu manager, y hablar de las maneras en las que podéis trabajar juntos para mejorar tu situación.

¿Es momento de buscar un nuevo trabajo?

Si has intentado hablar con tu jefe sobre los problemas que rondan tu mente, pero ves que no hay una mejora sobre ellos, quizá es un buen momento para cambiar de trabajo.

Pasar tiempo de tus vacaciones pensando en el rol que te gustaría desarrollar, te ayudará a tener una mejor perspectiva para afrontar la búsqueda al volver.