Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

LA CONCILIACIÓN LABORAL Y FAMILIAR:
CONSEJOS PARA HOMBRES Y MUJERES

El equilibrio entre trabajo y vida familiar es una preocupación muy generalizada entre hombres y mujeres hoy en día. Esta situación se agrava cuando uno de los dos miembros de la familia tiene un puesto de trabajo que requiere de muchos viajes de negocios.

conciliacion-grande.jpg

Artículo escrito por Mariana Spata, National Business Manager en Hays España

¡Los entornos cada vez más exigentes, competitivos y globales no nos lo ponen fácil! A menudo, pasamos momentos de preocupación y cargo de conciencia importantes en situaciones puntuales.

Una de las claves es compartir estas ideas y buscar trucos proactivamente. También es importante escuchar la experiencia de los demás para darnos cuenta que todo se basa en el equilibrio y la calidad. No hay una solución a medida para estar 100% feliz en el trabajo y la dedicación a la familia. Sin embargo, sí es posible lograr un compromiso por tu parte para encontrar un balance positivo para todos y vivir con actitud plena cada momento en el que estás en un lado o en otro.

Obviamente, no es sólo cuestión de actitud, por lo que te dejo unos trucos que personalmente me ayudaron a dejar los remordimientos, sentirme liberada y disfrutar más y mejor de las dos facetas de mi vida.

No hagas caso a los comentarios negativos

De buen rollo o no, hay personas que te van a preguntar: “¿Cuándo ves a tus hijos?”, “¡Otra vez de viaje!”, “Estás más en esta ciudad que en la tuya…”. Pero otras más sutiles, curiosas e, incluso, con un sentimiento de admiración genuino que te dirán: “Tendrás mucha ayuda, ¡no?, “No sé cómo lo haces”, “Explícame tu truco”, “Lo tuyo es admirable”…

¡Planifica!

Tienes que ser realista: no puedes controlarlo todo y necesitas una red de apoyo. Mientras estás fuera, asegúrate de que tu familia está bien organizada, que tengan una alimentación equilibrada. También es importante que los niños entiendan sus obligaciones en casa y en el colegio, que tengan el cuidado y afecto necesario por otros miembros de la familia y/o cuidadores. ¡Y que vivan las videoconferencias para charlar con ellos y darles las buenas noches!

¡Invierte!

Los días que no viajas, tienes la responsabilidad como persona y profesional de buscar el equilibrio. Creo que este punto, lejos de hacernos débiles, nos hace más humanos y mejores profesionales. No significa trabajar menos horas sino, en la medida de lo posible, compaginar el trabajo con momentos importantes que puedas compartir en familia en la medida que puedas organizar tu agenda.

Según el día, puede ser llevar a los niños al colegio o recogerlos, comer con ellos al mediodía, llevarlos a un cumpleaños por la tarde, preparar su cena favorita, ir una tarde al cine o leerles un cuento todas las noches que estés en casa. Los avances tecnológicos y conectividad son herramientas que deberían ayudarnos mucho.

¡Compártelo!

Siempre hay personas en tu entorno laboral que han tenido pasar varias noches fuera de casa cada semana y que, aún en peores circunstancias, se han adaptado muy bien. Escucha cómo se organizan, cómo han superado miedos y preocupaciones, y qué consejos pueden darte. Tómate tu tiempo para organizarte y llegar al equilibrio que te hace feliz a ti. Sé activo y paciente.

No siempre puedes ser perfecto/a

Por muy bien que te organices y que trabajes para conseguir un buen balance, siempre van a surgir imprevistos que te harán trabajar el fin de semana o romperán la planificación de tu agenda. Asúmelo como algo natural y no permitas que la preocupación estropee todo lo que has conseguido.