Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

7 CONSEJOS PARA SUPERAR EL RETO
MÁS DIFÍCIL DEL VERANO

Todos esperamos el break de verano con ganas pero, una vez en él, ¿conseguimos desconectar? Según nuestra nueva edición del estudio What Workers Want 2019, un 43% de los profesionales en España están pendientes del móvil o el portátil de trabajo durante sus vacaciones.

vacaciones.jpg

Autor del post: Equipo de Marketing 

Los retos y los desafíos, son acciones que nos motivan a superarnos día a día, a mejorar nuestros resultados y a dar lo mejor de nosotros. Por eso proponemos uno de los mayores retos del año: desconectar en vacaciones.

A muchos de vosotros os parecerá un reto muy fácil pero, si paras a pensarlo, es más difícil de lo que crees. ¿Cuántos de vosotros os vais de vacaciones pensando que dejáis cosas sin hacer o en lo que deberéis hacer al volver? Si este verano, consigues superar este reto, volverás con las pilas recargadas y podrás conseguir todo lo que te propongas.

En este post te damos una serie de consejos para que superar este reto te sea más fácil. 

1. Déjalo todo cerrado

Te será imposible desconectar si dejas trabajo por hacer. Las dos semanas antes de irte de vacaciones debes dedicarlas a cerrar todas las tareas y los temas que tengas pendientes. Intenta no empezar nuevas tareas si no vas a poder acabarlas antes de irte, a no ser que sean muy urgentes, siempre podrás dejarlas en stand-by hasta tu regreso.

Si te marchas con temas pendientes, te pasarás las vacaciones pensando en ellas y te será mucho más difícil desconectar y no pensar en tu trabajo.

2. Haz un buen back up

En muchas empresas ya obligan a hacerlo pero, si en la tuya no es así, hazlo por tu cuenta. Hacer un buen back up consiste en hacer un buen reporte de los temas que estás llevando a cabo. Lo que no puedas terminar antes de vacaciones y sea importante, las personas con las que estás teniendo contacto y necesiten regularmente de tu apoyo o ayuda (en el caso de que gestiones un equipo o tengas mucho contacto con proveedores), y de cualquier información que pueda ser útil ante posibles acontecimientos inesperados.

De esta manera evitarás que tus compañeros tengan que llamarte en medio de tus vacaciones y te creen preocupaciones innecesarias. Tu mente estará más relajada al saber que todo está bien atado y que tus compañeros estarán preparados para cubrirte durante tu ausencia.

3. Desconéctate

Cada vez más las empresas ofrecen la opción de teletrabajo y facilitan a sus empleados dispositivos portátiles como móviles u ordenadores para poder trabajar desde fuera de la oficina. Si este es tu caso, ten en cuenta que las vacaciones no son sinónimo de teletrabajo. Deja tu portátil y móvil de empresa en un cajón y olvídate de ellos hasta que tengas que volver a la oficina. Déjales a tus compañeros tu móvil personal por si hubiera algo muy muy urgente.

Este punto es clave, sino te llevas nada en la maleta que te pueda vincular con el trabajo, tu desconexión será mucho menos complicada.

4. Cógete los días seguidos

Hay empresas que cierran todo un mes entero de vacaciones y otras que ofrecen un número determinado de días para elegir durante el año en qué periodo realizar las vacaciones. En el segundo caso, el trabajador tiene la opción de elegir cuándo quiere irse de vacaciones ya sea en la estación del año que sea.

Un buen consejo sería organizarse el calendario a principio de año para tener días para poder hacer unas largas vacaciones y alguna escapada durante el año. Ya sea en verano, invierno, otoño o primavera la temporada en la que te gusta irte de vacaciones, es muy recomendable, en algún momento del año, hacer una pausa de dos o tres semanas seguidas. Puede parecer que si te coges los días libres más separados durante el año, tu periodo vacacional dure más pero desconectas menos.

5. No te culpabilices

Vivimos en una sociedad en la que si no estamos haciendo nada nos pensamos que estamos perdiendo el tiempo. No es así, muchas veces, perder el tiempo equivale a ganar tiempo. No te sientas culpable si tienes la sensación de “no estar haciendo nada”, es tan necesario como hacer las cosas bien. Y, para hacer las cosas bien es importante estar descansado y poder centrarse en lo importante en cada momento.

No te culpes y, si eres de estas personas que cree que no hacer nada es perder el tiempo, plantéatelo de otra manera, plantéate superar este reto y desconecta.

6. Aprovecha el tiempo

Seguramente hay un montón de cosas que te gustaría hacer durante el año pero nunca encuentras el momento para hacerlas por falta de tiempo. Haz una lista de todas ellas y aprovecha el tiempo. Si eres de esas personas que no puede estar en el sofá “sin hacer nada”, ocupa tu tiempo con esas actividades que no puedes hacer durante el año. Si te mantienes ocupado haciendo lo que te gusta te será más fácil no pensar en el trabajo.

7. Prioriza

Mayoritariamente cuando nos preguntan por nuestras prioridades contestamos que lo son nuestra familia y nuestros amigos pero, ¿realmente lo demostramos? Durante la mayoría del año, dedicamos gran parte de nuestras horas entre semana al trabajo. Utiliza tus vacaciones y tus momentos de desconexión del trabajo para pasarlos con quien quieras. Encuentra el momento para ir a tomar el café que tanto aplazáis con ese amigo o amiga.

Ahora que ya tienes varios consejos para desconectar en verano, toca ponerlos en práctica.

Si llevas todo el año esperando el periodo vacacional y estás desmotivado en tu puesto de trabajo, aprovecha tus vacaciones para cambiar el rumbo de tu carrera, nosotros podemos ayudarte.