Blogs

EL MUNDO SEGUIRÁ NECESITANDO PERSONAS CON TALENTO; ESTO NO HA CAMBIADO

Por Alistair Cox, CEO de Hays

Nada de lo que haya podido aprender en una escuela de negocios me hubiera preparado para los últimos cuatro meses. No solo han sido las semanas más retadoras de toda mi carrera, sino que también han sido las que más valor me han aportado en mi aprendizaje. Este periodo quedará arraigado en mi mente para siempre. Nunca lo olvidaré, y no debería olvidarlo.

El mundo ya no será el mismo, ni tampoco las empresas. Se ha creado un punto de inflexión, y creo firmemente que como líderes debemos pulsar el botón de “reiniciar” si queremos sobrevivir y prosperar en la nueva era del trabajo.

Recientemente tuve una conversación con Adam Hawkins, Jefe de Búsqueda y Selección en LinkedIn, sobre cómo he ido gestionando mi negocio durante la crisis, qué ha motivado mis decisiones, las lecciones que he aprendido y cómo creo que se está perfilando el panorama global del talento.

Antes que nada, ¿qué es lo más prioritario para ti ahora mismo, y cómo estás gestionando tu negocio en esta crisis?

Como empresa, hemos pasado muchas fases distintas en los últimos meses. La primera fase estuvo muy enfocada en fijarnos bien en lo que sucedía en China justo en el cambio de año, preguntándonos si la crisis se iba a propagar por todo el mundo, y preparándonos para esa posibilidad. Después, llegó el confinamiento casi en todos los países en los que operamos, con 11.500 personas cambiando a trabajo en remoto, casi de la noche a la mañana. Tuvimos algunas prioridades en ese momento: asegurarnos de que cuidábamos de la salud y el bienestar de nuestra gente, por encima de todo, y después ver si eran capaces de seguir trabajando productivamente en este nuevo mundo en remoto. Al mismo tiempo, tanto yo como el Director Financiero Global, nos aseguramos de que teníamos una buena posición económica, a nivel a balance y de liquidez, asegurando que nos encontrábamos en una posición fuerte para sobrellevar cualquier situación que fuera a venir.

Durante este tiempo, cosas que nunca hubiésemos imaginado que sucederían se han convertido en parte de nuestra vida cotidiana. Por ejemplo, las entrevistas, los contratos, las resignaciones, los primeros días de trabajo… todo hecho en remoto. Nunca hubiésemos previsto que este sería el mundo del trabajo solo unos meses atrás.

Ahora estamos pasando a la siguiente fase, una fase de incertidumbre porque a la vez que se han ido abriendo algunas oficinas y algunos gobiernos han levantado las restricciones más fuertes, estamos pensando continuamente en aplicar los protocolos que más encajen con las necesidades actuales en las oficinas. Estamos actualmente adoptando un modo de operar totalmente enfocado al empleado, y mientras que muchas oficinas están técnicamente abiertas, en algunas son los propios empleados los que deciden si ir o no, y cuánto tiempo quieren pasar dentro.

Las personas tienen distintas necesidades y circunstancias, algunas echan de menos a sus compañeros de trabajo, o se les hace más difícil trabajar desde casa, y están desesperados por trabajar en las oficinas. Otros se encuentran en el otro extremo de la balanza. Quizás son personas de riesgo, o tienen cuidado de personas vulnerables. Quizás se sienten razonablemente inseguros al tomar el transporte público, o no se sienten preparados para volver a la oficina de ninguna forma. Estamos, literalmente, trabajando al día para encontrar la mejor solución para todos.

Pensando en los últimos meses, la decisión de cerrar completamente una oficina y tener a todo el mundo trabajar desde casa fue algo relativamente fácil, como decía, de la noche a la mañana. Requirió de mucha planificación e inversión para estar preparados para hacerlo, pero lo conseguimos con éxito. De lejos, es mucho más difícil planificar la reapertura total que no el cierre.

Ahora estamos trabajando de forma híbrida, algo que nos aporta diferentes retos. Por ejemplo, ¿cómo operar de forma efectiva y productiva y mantienes tu cultura cuando no todo el mundo está sentado en la misma sala?  Este es el obstáculo en el que estamos trabajando y aprendiendo cada día.

Creo que aprenderemos muchas lecciones de todo esto. Las personas necesitan tener la oportunidad de frenar y preguntarse: “¿Qué hago?”, “¿Dónde lo hago?”, “¿Con quién lo hago?” – y ¿Cómo lo hacemos todos juntos?”. Después de todo, hemos hecho el mayor experimento social en la historia de la humanidad, así que necesitamos preguntarnos qué hemos aprendido de ello, como empresas y como individuos, y cómo seguir adelante.

De todos modos, creo que esta nueva forma híbrida y flexible forma de trabajar ha venido para quedarse, y esto es algo bueno. De hecho un proceso clave que vamos a llevar a cabo en el corto plazo, es para entender cómo podemos adoptar lo mejor de ambos mundos: el mundo de la oficina y el del trabajo en remoto. Ambos tienen puntos positivos y negativos.  Creo que si podemos crear una cultura de trabajo que haga más fácil a la gente llevar a cabo su trabajo y que tenga sentido para ellos, pero que a la vez tenga un impacto positivo para el negocio, seremos mucho más atractivos como empleadores.

Nunca antes nadie de nosotros se había enfrentado a una situación como esta. Como CEO, donde todo el mundo espera de ti que tomes grandes decisiones, ¿Qué te ha llevado a tomar una decisión en concreto durante este tiempo y qué lecciones estás aprendiendo?

En los últimos meses, personalmente he aprendido y vivido cosas que nunca hubiese imaginado que me sucederían en mi vida laboral. Cosas que no te enseñan en la universidad, ni en las escuelas de negocio, y cosas que ciertamente nunca había vivido en ningún momento a lo largo de mi carrera. Tenemos el consuelo de que al menos no estamos solos en esto, ya que todas las empresas del mundo se han visto afectadas de algún modo. Estamos juntos en esto, no solo como empresas, o como líderes empresariales, sino como seres humanos. Uno de los impactos positivos de todo esto es que nos ha unido y ha fortalecido los lazos ya existentes.

Cuando sucede un evento tan masivamente destructivo como este, y la gente se preocupa y tiene miedo, siempre buscan respuestas en el líder de su organización. Respuestas que, como líderes, no siempre tenemos. Pero en momentos como este, no hay que esconderse, tienes que estar al frente. La clave es mantener una comunicación constante, y señalar la dirección de una forma clara, honesta, auténtica y con humildad, para ayudar a la plantilla a encontrar el camino y la seguridad, incluso en un momento en el que la seguridad es una de las cosas más difíciles de conseguir. Recuerda que esto nunca antes pasó, así que nadie en este mundo tiene un manual para saber qué hacer. Pero los líderes debemos dar la máxima seguridad a nuestros empleados de que vamos a solucionarlo juntos.

También he aprendido, como líder, que necesitas ser totalmente adaptable, y que tu empresa también debe serlo. Los gobiernos están tomando importantes decisiones de la noche a la mañana, que tienen un impacto masivo en todo lo que hacemos. Así que no sirve de nada mantenerte en la misma estrategia una vez sabes que el mundo ha cambiado radicalmente. Si el mundo cambia, tu negocio debe cambiar también.

Durante este tiempo de adaptación, me he encontrado con muchos retos y he tenido que tomar muchas decisiones. Como respuesta a la pregunta de qué me ha llevado a tomar ciertas decisiones, son los valores de nuestra empresa los que me han ayudado. Tenemos la suerte de que en los últimos años hemos invertido constantemente el tiempo en actualizar nuestros valores. Uno de ellos es “Do the right thing” (“Haz lo correcto”). Esta ha sido nuestra estrella polar y nos ha ayudado a tomar grandes decisiones a nivel de negocio. Nos ha permitido afrontar cualquier circunstancia, en cualquier lugar del mundo, y preguntarnos si nuestros valores nos dicen que lo hagamos.  Por ejemplo, ¿necesitamos invertir en infraestructura tecnológica por si nuestra plantilla tiene que trabajar en remoto? Sí, lo correcto fue instalar toda esta infraestructura, a pesar del coste. ¿Deberíamos aprovechar las opciones de ERTE que ofrecen los gobiernos? Sí, lo correcto fue acceder a estas opciones para poder proteger en cierto modo el sustento de nuestra gente. No estoy diciendo que lo hagamos perfecto siempre, seguramente habrá habido decisiones que hubiésemos tomado de otra forma si las vemos ahora desde otra perspectiva. Pero sabiendo lo que sabíamos en ese momento, siempre intentamos hacer lo correcto y así continuaremos haciéndolo.

Tal y como le he expresado a mi comité ejecutivo, cuando todo esto pase, lo que quedará es cómo nuestra gente cree que les hemos apoyado, y si hicimos las cosas correctamente y de la forma más transparente posible. Cuando todo esto acabe, nuestra gente nos juzgará por si hicimos “the right thing”, sabiendo lo que sabíamos en cada momento.

Actualmente tenemos la opción de personalizar casi todo en nuestra vida personal. ¿Crees que las personas comenzarán a esperar el mismo nivel de personalización en nuestra vida profesional? ¿Qué implicaciones tendrá esto en los negocios?

Sí, lo creo, y creo que como parte de ese proceso es importante para abrir el diálogo con nuestra gente, mientras dejamos claro qué es lo que esperamos de ellos y qué queremos conseguir como compañía. Al fin y al cabo, nuestra gente sabe lo que quiere cuando se trata de personalizar su vida profesional y conseguir la flexibilidad que necesitan. Pero esto debe encajar también con nuestros requisitos para que el negocio funcione.

Uno de estos requisitos, por ejemplo, es que necesitamos facilitar el aprendizaje continuo de nuestros empleados, donde sea que trabajen y trabajen del modo que trabajen. Podemos aprender estando en un aula, pero también viendo a alguien experto hacerlo, simplemente sentándonos a su lado y aprendiendo casi por osmosis.  Así que, una vez cubiertos estos requisitos, ¿cómo podemos crear un ambiente que confíe en nuestra gente y cree este nuevo “contrato”?

Como en muchas empresas, estamos reevaluando nuestra experiencia de empleados, teniendo que prestar mucha atención a qué tipo de empresa queremos ser en el futuro. Por ejemplo, cuál es el valor añadido de nuestras oficinas, cuánto espacio de oficinas necesitamos, etc. Estábamos acostumbrados a ir a la oficina a realizar nuestra tarea. Pero si esta tarea la podemos hacer desde la mesa de nuestra cocina, y preferimos hacerlo así, ¿quizás el papel que tiene la oficina es el de mantener el sentido de comunidad? 

Al fin y al cabo, los seres humanos somos animales sociales, y siempre sacamos algo bueno de estar juntos, más allá de realizar nuestras tareas. Ese es el espíritu, el aprendizaje, ser parte de un grupo, sin el cual podemos sentirnos más solos. Necesitamos sentar las bases de lo que significa la oficina, y una vez lo sepamos, necesitamos decidir “cuánta oficina” necesitamos.

Algunas personas del sector opinan que es demasiado temprano para que entendamos cómo será la nueva era del trabajo después de la pandemia. ¿Estás de acuerdo?

Sí. Es demasiado Temprano para diseñar cuál será la solución a largo plazo. Todavía seguimos en una montaña rusa de emociones y existe un amplio espectro en cuanto a los sentimientos de la gente se refiere. Algunos se sienten eufóricos ante la perspectiva de volver al trabajo porque han echado de menos sus compañeros, o han tenido dificultades para trabajar desde casa. Otros preferirían quedarse en casa pero quizás se sienten “presionados” al ver que otros vuelven a la oficina y les preocupa estar mal vistos.

Creo que sería un error diseñar una “situación ideal” a largo plazo mientras seguimos en esta montaña rusa. Al fin y  al cabo, cualquiera de estos sentimientos podría cambiar cuando todo se asiente y la realidad de la “nueva normalidad” en el mundo del trabajo se establezca.

En los próximos tres o cuatro meses, cuando estemos acostumbrados al nuevo ritmo, sea el que sea, estaremos en una mejor posición para reflexionar y decidir cuál va a ser nuestro propósito y nuestra propuesta en esta nueva fase. Como empresa, tomaremos algunas decisiones a final de este año,  veremos cómo evoluciona todo y nos adaptaremos. Si vemos que algo no funciona, lo cambiaremos, o si vemos que algo funciona a la perfección, le sacaremos el máximo partido. Tenemos un largo camino por delante y vamos aprendiendo a cada paso.

Tienes una visión global del panorama del talento. ¿Qué puestos y habilidades ves que serán las más demandadas por las empresas, y por qué?

Ya éramos testigos de una brecha muy aguda entre las habilidades que demandan las empresas, y las que realmente tienen los candidatos disponibles en el mercado. En muchos sectores, esta crisis todavía lo ha exagerado más.

El mundo entero está cambiando hacia una necesidad de trabajar en remoto, potencialmente para el largo plazo, y existen infinitos requisitos a nivel tecnológico para conseguirlo. La industria tecnológica siempre ha tenido dificultad para encontrar las habilidades y el talento necesarios antes de esta crisis, y esto solo va a ir a más.

Y no solo se trata de poder trabajar desde casa, sino también de digitalizar tu negocio. La revolución del ecommerce se ha acelerado, lo que implica una mayor demanda de perfiles con conocimientos en estrategia y operaciones digitales. La parte menos visible de esto es que cada vez será más necesaria una mayor ciberseguridad, y por tanto también crecerá la demanda de este tipo de talento.

Si me preguntas si vamos a necesitar más o menos talento tecnológico en los próximos cinco años, creo que vamos a necesitar mucho más. Al fin y al cabo, no solo son las compañías tecnológicas las que lo necesitan. Todas las empresas del mundo necesitan pensar en una estrategia digital y tecnológica ahora mismo.

A lo largo del tiempo he visto cómo las áreas de operaciones, marketing e IT se han fusionado cada vez más. Solían ser campos muy alejados entre sí, pero ahora Marketing está lleno de profesionales digitales que analizan los datos y el comportamiento de los distintos públicos, y eso es un tipo de talento distinto al que se requería hace unos años para un profesional de esta área.

En Hays, muchas de las conversaciones son sobre “¿cuál es la experiencia que la gente tiene con nosotros? y alineando diferentes departamentos y roles para hacer que esta experiencia sea única y global. No estamos solos, hay una gran demanda de “Chief Experience Officers” y la sensación de que puede ayudar a las empresas a implementar nuevas formas de trabajar, diseñar organizaciones y  ayudarles a prosperar en la era post-Covid. Creo que es un camino largo, donde los negocios se reinventan y ello acarreará una demanda de ciertos perfiles, habilidades y estructuras.

Entonces, ¿estás de acuerdo con la cita de “El cambio sucede cuando el dolor de mantenerse igual es mayor que el dolor del cambio”?

Sí. Creo que muchas empresas han sabido qué hacer durante mucho tiempo, pero también ha habido mucha resistencia organizacional y cultural, y muchos retos que superar a nivel interno. Luego viene esta crisis y fuerza el cambio. Ahora, están básicamente reescribiendo las normas desde cero, y nadie tiene a nadie en quien inspirarse, o copiar, así que vamos a levantarlo todo nosotros por nuestra cuenta. Pero vamos a hacer lo que sea necesario, y lo haremos a un ritmo y una escala que antes era imposible conseguir.

He visto a mucha gente con problemas de seguridad en su carrera y muchas veces sintiéndose atascados. Como líder de uno de los principales actores del empleo en el mundo, ¿qué consejo tienes para aquellos que están pasando por una situación similar?

Comprensiblemente, muchas personas tienen un empleo que ya querían cambiar, pero ahora con la crisis no solo siguen en ese mismo puesto, sino que les preocupa el hecho de no saber si van a poder mantener su empleo cuando todo esto acabe.

Lo que diría en este caso, es que puede que se haya pulsado el botón de pausa en tu vida para unas cuantas semanas o mesos, pero no puedes darle al botón de stop. La gente necesita reencontrarse con su propia seguridad, y darse cuenta de que hay un mundo ahí fuera, y que esto no es un ensayo.

Necesitan darse cuenta de su potencial, y sí, quizás han sufrido un pequeño retraso en conseguirlo, pero eso no significa que no lo vayan a hacer en un futuro.

En Hays, tenemos un papel en la sociedad de ayudar a la gente a darse cuenta de cuál puede ser su potencial, y cómo pueden conseguir el objetivo que se propongan. Hemos trabajado duro durante esta crisis para poner servicios en el mercado que puedan ayudar a la gente a saber qué habilidades necesitan para poder avanzar en sus carreras, ya sea en su empresa actual, o con un nuevo trabajo. Como parte de todo esto, hemos dado acceso gratuito a materiales formativos para que las empresas formen a sus profesionales en estas nuevas habilidades y aumentar su empleabilidad.

Este mundo de aprendizaje continuo se va a quedar para siempre. Al fin y al cabo, si estudias en la universidad y trabajas durante más de 40 años, te convertirás en muchas cosas a lo largo de tu carrera que quizás no tienen nada que ver con lo que aprendiste en tus estudios iniciales en la universidad o centro formativo. Así que debes fluir con el proceso, todo el tiempo, mejorando tus habilidades. Eso no significa que tienes que salir del mercado y ponerte a estudiar una nueva carrera cada tres años, significa que tienes el compromiso constante de micro-aprender. Debes estar al día.

Mi consejo sería que sigan sus sueños, que no pulsen el botón de stop. Reflexiona sobre lo que quieres en tu vida y en tu carrera, entiende tu potencial y cómo puedes darte cuenta de este potencial, decide qué habilidades necesitan y entonces ve y apréndelas. La habilidad de aprender aquello que necesitas es fácil, solo tienes que hacer el enfoque adecuado.

Te recomendaría también que hables con expertos en selección. Te ayudarán a entender qué es lo que buscan las empresas, y cómo destacar y mejorar tus habilidades en un mercado tan competitivo.

El mundo seguirá necesitando personas con talento, eso no ha cambiado. El tipo de talento que puedan necesitar quizás cambie, pero todos tenemos la habilidad de aprender. Averigua cuál es tu necesidad de aprendizaje, y aprende.

Me gustaría conocer la opinión de otros líderes sobre esto. ¿Qué lecciones has aprendido a nivel personal? ¿Cómo te planificas para el mundo post-Covid? Crees que los cambios operacionales que hemos visto como resultado de la pandemia se quedarán para siempre? Por favor, comparte tu visión con nosotros.

[Este blog se publicó originalmente en un artículo de LinkedIn Influencer]

hays interview corner

Ver todas las entrevistas realizadas a expertos/as del Mercado Laboral.

Leer entrevistas

Promo blocks Blog

¿Estás buscando un nuevo reto en tu carrera profesional? Consulta nuestras ofertas en la web y contacta con nuestros consultores. 

Buscar empleo

¿Necesitas ayuda para cubrir una de tus vacantes? Cuéntanos más detalles. 

Registrar vacante

Tenemos cinco oficinas en España. Encuentra aquí tu oficina más cercana. 

Localizador