Skip to content
Hays - Recruiting experts worldwide
  1. Yo soy
    Yo soy
  2. Si ya tienes una cuenta registrada bien en Hays.es o en Hays-Response.es por favor, entra en tu cuenta utilizando los datos que utilizas actualmente.

Los jóvenes opinan que

hombres y mujeres cobran lo mismo

Los datos oficiales dicen que sí. Que existe una brecha salarial entre los hombres y mujeres. Que ellas cobran menos. En concreto, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y de la oficina estadística de la Unión Europea (Eurostat), las mujeres con un empleo a tiempo parcial cobran un 14,1% menos que sus compañeros varones.

Esta medición se hace, no obstante, sin tener en cuenta las características individuales de cada caso, por lo que esta brecha se origina no solo porque existan diferencias salariales en idénticos puestos de trabajo, sino también porque hay muchos más hombres en puestos directivos, donde se cobra más.

En cualquier caso hay otras mediciones distintas que también arrojan la existencia de esta brecha salarial en mayor o menor medida. Otra cosa es cómo se percibe esta situación entre los trabajadores.

De hecho, según el último informe sobre El avance de la mujer en el mundo laboral realizado por la empresa de selección de personal Hays, hay grandes diferencias a la hora de admitir la existencia o no de dicha desigualdad salarial, dependiendo de a quién se pregunte.

Esta encuesta sobre diversidad de género realizada entre más de 6.000 trabajadores en 31 países arroja un dato llamativo en el caso español.

En términos generales, la mayoría de los trabajadores (59%) respondió que en su puesto de trabajo y en su empresa hombres y mujeres cobran lo mismo. Sin embargo, esta percepción es bien distinta en función de las edades y el sexo de quien responda.

Así, llama especialmente la atención que el 100% de los jóvenes españoles menores de 25 años que participaron en esta encuesta aseguró que no existe ningún tipo de brecha salarial, que hombres y mujeres cobran lo mismo.

Para la directora regional de Hays España, Jane Bamford esta percepción obedece claramente a “la falta de conocimiento del mercado laboral” por parte de este colectivo de jóvenes”.

Prueba de esto es que en cuanto los jóvenes encuestados superan esa edad, las cosas cambian. Así, el 45% de los que tenían entre 26 y 40 años aseguraron que sus compañeros varones no cobraban lo mismo que sus homólogas.

Si bien esta percepción va disminuyendo con la edad, de forma que solo el 38% de los trabajadores mayores de 55 años creen que sí existe desigualdad salarial en sus empresas y el 62% restante opina que no.

Esta visión de los trabajadores españoles de más edad coincide con la media global de esta encuesta hecha con las respuestas de empleados de 31 países de todas las edades. El 64% del total consideró que hombres y mujeres cobran lo mismo.

Pero las diferencias son también muy notables si quien responde es hombre o mujer. En España, el 47% de las consultadas aseguró que en su empresa no cobran lo mismo los hombres y las mujeres. Mientras que entre sus compañeros varones, el 70% consideró que los salarios son iguales independientemente del género.

 

Igualdad de oportunidades

A la hora de valorar si existen las mismas oportunidades profesionales en las empresas para hombres y mujeres, una vez más, existe una importante diferencia de percepción.

Mientras siete de cada diez empleadas españolas aseguraron rotundamente que no tienen las mismas oportunidades que sus compañeros, solo cuatro de cada diez hombres coincidieron en que la existencia de esta desigualdad.

En términos generales, independientemente de a quien se pregunte, el 60% de los encuestados admitió que las mujeres y los hombres en España no tienen las mismas oportunidades profesionales en sus empresas.

Con estas respuestas se podría considerar casi una evidencia la existencia de, como mínimo, ciertas desigualdades de género en el mercado laboral. Entonces, ¿hacen algo las empresas para solucionarlo?

Según este estudio, solo una de cada cuatro compañías cuenta con políticas de igualdad o acciones formales para la diversidad de género.

Eso sí, cuando el trabajador declaró que su empresa contaba con este tipo de políticas, en el 60% de los casos aseguraron que su puesta en práctica era la correcta.

En cuanto a qué políticas deberían aplicarse para atajar estas brechas tanto salariales como de igualdad de oportunidades, casi la mitad de los trabajadores coincide: “aplicar fórmulas de trabajo más flexibles”.

Esta es precisamente la opinión de Noelia de Lucas, directora comercial de Hays, para quien uno de los problemas fundamentales es esa falta de flexibilidad en la organización del trabajo. “Todavía hay muchas empresas muy presencialistas. En su opinión la principal medida que debería tomar una empresa para atajar la desigualdad sería actuar sobre la jornada laboral, “hacerlas más concentradas y adelantar la salida, acortando los tiempos para la comida”.

En cualquier caso, la mayoría de los encuestados rechazó el establecimiento de una política de cuotas en la empresa. Solo el 9% de las respuestas apostó por esta opción.

 

Lee la noticia completa en Cinco Días

|