Skip to content
Hays - Recruiting experts worldwide
  1. Yo soy
    Yo soy
  2. Si ya tienes una cuenta registrada bien en Hays.es o en Hays-Response.es por favor, entra en tu cuenta utilizando los datos que utilizas actualmente.

La apuesta por la calidad devuelve la hegemonía mundial al calzado español

  •       En esta ebullición tienen mucho que ver las grandes marcas de moda españolas que incorporan calzado en sus colecciones. Para ellas es muy importante la fabricación de proximidad, que les permite flexibilidad y una capacidad de reacción imposibles si fabricaran en China.

Madrid, 23 de octubre de 2014.- La apuesta por la calidad y la internacionalización son las claves de la recuperación de la industria española del calzado. Si en 2011 las ventas bajaron un 25%, en 2013 superaron los 2.265 millones de euros, marcando un récord histórico. Todo parece indicar que el calzado español ha superado con éxito los envites de la deslocalización “y el sector vuelve a crear empleo”, señala Ignacio Ramos, responsable de retail de Hays, multinacional británica especializada en la selección de profesionales cualificados.

La Comunidad Valenciana, con el 53% de la producción, seguida de La Rioja y Castilla La Mancha han entendido que las claves están en la calidad y, sobre todo, en una relación calidad precio que permite competir con éxito en el mercado internacional. La competencia asiática obligó al sector a reinventarse y la clave fue fabricar calidad y no cantidad, hasta el punto de que hoy hay muchos empresarios chinos interesados en invertir en empresas de calzado españolas ya sea comprándolas o entrando en su capital.

Las exportaciones a la UE representan el 74% de la facturación exterior, lo que supone 104 millones de pares por valor de 1.682 millones de euros. Estos datos representan un crecimiento en valor del 9,4% y un descenso en pares del 1,6%. Por mercados, Francia es el primer comprador con el 21% de la cuota total de exportación, seguido de Italia –líder mundial- “que nos compra 15,2 millones de pares de zapatos mientras que nosotros a ellos sólo 6" y el tercero Alemania. El calzado español de calidad cuesta, de media, entre 90 y 120 euros lo que contrasta con los precios de Italia (por encima de los 200) y del resto de países de Europa lo que hace a España una potencia muy competitiva en calidad/precio de este producto.  En paralelo, el 75% del calzado que se consume en España se fabrica en China.

En esta ebullición tienen mucho que ver las grandes marcas de moda españolas que incorporan calzado en sus colecciones. “Para ellas es muy importante la fabricación de proximidad, que les permite flexibilidad y una capacidad de reacción imposibles si fabricaran en China”.

Según Ignacio Ramos en los últimos años esta industria se ha puesto al día “las empresas se han profesionalizado, han mejorado la gestión, se han internacionalizado y tienen una fuerte presencia en más de 170 países, con tiendas propias con franquicias, en tiendas multimarca o en grandes almacenes”.

Demanda laboral

Los perfiles profesionales más demandados son diseñadores y los artesanos. “Los fabricantes echan en falta aquellos profesionales veteranos, ya jubilados, que sabían trabar las hormas y controlaban todo el proceso de fabricación”. En paralelo, crece la demanda de compradores comerciales, profesionales muy especializados, los responsables de ajustar la colecciones para garantizar su éxito en el mercado. También hay más demanda de responsables de logística y, por supuesto de expansión internacional y, cada vez más de e-commerce, ya que la Web es uno de los principales canales de venta y el que más crece.

En cuanto a la formación, en ámbitos de gestión y expansión se buscan licenciados en Económicas y carreras similares con idiomas y en la parte de diseño, alguna diplomatura en diseño y formación complementaria especializada. “Mucha gente que empieza con diseño puede acabar como comprador”, indica Ramos. En cuanto a las bandas salariales, en el caso de los product manager oscilan entre los 30 y 50.000 euros, los área manager entre 40 y 45.000 euros, los diseñadores entre  30.000-55.000 y los directores de internacional entre los 70 y los 90.000 euros más variables de entre 20 y 30%.
|