Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

SIETE MEDIDAS IMPORTANTES QUE DEBES
TOMAR DURANTE TU PRIMERA SEMANA EN UN TRABAJO NUEVO

Durante tu primera semana en un trabajo nuevo, tu superior debería darte la bienvenida a la empresa con un proceso de iniciación y formación cuidadosamente elaborado, introduciéndote en la ética y los procedimientos de la empresa. 

siete-medidas-primera-semana-trabajo-nuevo.jpg

No sólo serán tus nuevos compañeros y jefe los que te den toda la información que necesites para afrontar tu nuevo puesto con seguridad; también tú deberás poner en práctica algunas acciones y medidas durante tu primera semana de trabajo. A continuación te las presentamos; 

1. Llega sin ideas preconcebidas

Olvida las nociones preconcebidas que puedan interponerse en el camino del aprendizaje de nuevos conceptos. Si has descansado algún tiempo después de tu último trabajo, o quizá formación, esto puede ayudarte a prepararte de forma eficaz. Si tu nuevo puesto tiene elementos de trabajo que has realizado con anterioridad, ten cuidado de no asumir que tus tareas serán las mismas. Esas convicciones pueden afectar a tu concentración y la capacidad de incorporar nueva información de forma genuina.

2. Dedica tiempo a presentarte a los que están a tu alrededor

Tu nuevo jefe podría realizar una presentación rápida, pero con frecuencia es tan rápida que las dos partes se olvidan del nombre o del puesto de la otra persona. Unos pocos minutos con cada uno de tus compañeros pueden generar unos dividendos enormes más tarde. Empieza con los que están más cerca de tu lugar de trabajo, pero no tengas miedo de hablar con compañeros de otros departamentos. Cuanta más gente conozcas, más fácil te resultará pedir, o incluso ofrecer, ayuda. Abrirte a la gente te ayudará también a asentarte en este entorno nuevo y poco familiar.

3. Prepárate para todas las reuniones de iniciación

Antes de una reunión, averigua quién es el orador y cuál es su función dentro de tu nueva empresa. Pídele consejo y hazle sugerencias. Lo más probable es que le halague que valores su opinión y experiencia, lo que te resultará muy útil para el futuro.

4. Haz más preguntas

Es muy fácil para una persona que empieza ser reacia a formular demasiadas preguntas, pero en interés de todos deberías ponerte al día sobre cómo se hacen las cosas lo antes posible. Dicho esto, asegúrate de que realizas las preguntas de forma adecuada con el objetivo de tener mayor información. Por ejemplo, exigir saber por qué los procesos no se han realizado como tú hubieras esperado, suscitará la ira de tus compañeros y podría hacer que adopten una actitud defensiva contigo.

5. Busca tiempo a solas con tu nuevo jefe

Tu objetivo es empezar a construir una relación positiva con tu jefe. Date cuenta de que es posible que esté ligeramente nervioso ante un nuevo miembro del equipo, especialmente si, durante un tiempo, no ha habido cambios en el equipo, así que esa ansiedad no es sólo por tu parte. Averigua qué espera tu jefe de ti, cómo le gusta que te comuniques con él y (sutilmente) averigua el tipo de cualidades que valora en un empleado. Como en todas las nuevas relaciones, es posible que sea un periodo de inquietud para los dos. Si muestras disposición, a tu nuevo jefe le será más fácil responder.

6. Mantente en contacto con tu seleccionador

La persona que te seleccionó para el puesto está dispuesta a apoyarte y es natural que quiera saber cómo te van las cosas. Si salen a relucir algunos pequeños problemas, coméntaselos, ya que tu seleccionador tendrá la experiencia necesaria para hacer algunas sugerencias acertadas y la capacidad de poder seguir sirviéndote de ayuda.

7. Asegúrate de que descansas lo suficiente

Es probable que tengas la cabeza llena de nuevas ideas a la vez que tu cuerpo se enfrenta a un nuevo entorno. Intenta hacer algo de ejercicio, organiza algún periodo relajante con amigos para desconectar, recargar las pilas y prepararte para otro día.

Estas siete medidas deberían ayudarte a que la transición a tu nuevo puesto se haga de forma positiva y gradual. Sobre todo, asegúrate de que disfrutas de tu primera semana. Prepárate para entusiasmarte con los retos que vengan y piensa que tu carrera está dando un importante paso hacia adelante en la dirección correcta. Acepta el cambio; muestra de verdad a tus nuevos compañeros cuánto disfrutarás de formar parte de su equipo u organización y cuánto disfrutarán ellos de tenerte allí.