Skip to content
Hays - Recruiting experts worldwide
  1. Yo soy
    Yo soy
  2. Si ya tienes una cuenta registrada bien en Hays.es o en Hays-Response.es por favor, entra en tu cuenta utilizando los datos que utilizas actualmente.

Por qué vale la pena

Seguir formando a tu equipo

Las empresas suelen desestimar la importancia de la formación interna de sus trabajadores. Tu equipo de trabajo debe estar al día con las innovaciones del sector y mantener una continua actualización para poder realizar su trabajo con comodidad y eficacia. Quizás necesites contratar nuevo personal para ciertas tareas específicas, pero a la larga verás cómo es más productivo dar a tus empleados una continua formación.

00612_00612_RGB.jpg

Toda empresa necesita que sus trabajadores estén al tanto de lo que sucede en sus áreas específicas de trabajo, en especial en áreas relacionadas con la tecnología. Imagínate que por cada innovación, por cada nuevo software o metodología implementada tuvieras que contratar a una nueva persona, a la que deberías además introducir a un equipo de trabajo ya formado. ¿No crees que sería más eficiente formar a tus trabajadores, quienes ya conocen la política de tu empresa?

1) La formación crea interés en tus empleados

Incorporar una formación continua a la rutina laboral de tus empleados puede parecer una pérdida de tiempo al principio, pero pronto verás las ventajas que conlleva. Al ofrecer a tus empleados diferentes charlas y/o seminarios, pequeños cursos o incluso a largo plazo generará un gran interés y ganas por continuar aprendiendo.

La formación genera ganas de conocer las actualizaciones del sector. Esto permite que tu equipo se aleje del estancamiento y obtenga un alto rendimiento. Una persona que día tras día realiza el mismo trabajo, sin ningún tipo de innovación, acabará por aburrirse y por lo tanto ya no disfrutará su trabajo. Pero si a la misma persona se le ofrece un cambio de rutina, con nuevas implementaciones y conocimientos verás cómo deseará aprender cada día más para poder mejorar su trabajo.

2) Nunca es tarde para aprender

Algunas empresas se quedan estancadas en el pasado por miedo a no poder estar a la altura de las nuevas prácticas de su sector. Otras consideran que su forma de trabajar ya es suficiente para realizar bien el trabajo. Pero la realidad es que la instrucción de los empleados genera (además de miedo) un nuevo objetivo profesional.

Por más que ciertos empleados parezcan haber alcanzado la cima de su carrera profesional, nunca es demasiado tarde para seguir aprendiendo. El mundo laboral se encuentra en un constante cambio en el que siempre surgen nuevas formas de trabajar. Tus empleados con cargos más altos pueden aprender nuevas técnicas de liderazgo o de motivación de su equipo. La formación es importante para todos los cargos de tu empresa: no por ser jefe necesitas aprender menos.

3) Un equipo satisfecho es más productivo

La formación de tus empleados es una inversión. Si bien requiere un coste tanto monetario como temporal, verás que un equipo de trabajo bien entrenado es una de las formas más efectivas de motivar a tus empleados y así realizar un trabajo mucho más productivo.

En primer lugar, al recibir una formación a cargo de la empresa tus empleados se sentirán más satisfechos, y por lo tanto disfrutarán más realizando su trabajo. Tu equipo será capaz también de realizar diversos proyectos que antes no podía llevar a cabo, e incluso podrá intercambiar tareas. Recuerda que la clave de la productividad no es la cantidad de horas trabajadas, sino la eficacia con la que se realizan las tareas. Y un equipo bien formado es un equipo más eficaz.

4) Crearás una mejor imagen de empresa

Cuando te preocupas por tus empleados en algo tan importante como su entrenamiento, no sólo generas un equipo de trabajo moderno y actualizado sino también una fuerte imagen de empresa. Tus empleados creerán fervientemente en la compañía y en sus valores, ya que sentirán que su trabajo es importante. Crearás un sentimiento de lealtad que tus empleados defenderán en cada evento al que asistan en nombre de la empresa.

Si tu equipo asiste a diversos eventos de formación, la imagen de tu empresa será estará presente y por lo tanto se asociará a la innovación. Por otra parte, estarás fomentando el intercambio de conocimientos tanto entre los miembros de tu mismo equipo como entre equipos de otras empresas. Aprovecha la diversificación de tu inversión.

 

Como puedes ver, la formación de tus empleados a cargo de la empresa es una inversión que no debe ser menospreciada. Al contrario, es una gran herramienta que ayudará a desarrollar tu empresa tanto a nivel interno como externo. ¿A qué esperas?