Skip to content
Hays - Recruiting experts worldwide
  1. Yo soy
    Yo soy
  2. Si ya tienes una cuenta registrada bien en Hays.es o en Hays-Response.es por favor, entra en tu cuenta utilizando los datos que utilizas actualmente.

Por qué incluso los CEOs

Necesitan mentores

Ser líder puede llegar a ser muy solitario. La mayoría son demasiado orgullosos como para pedir ayuda a otra persona, ya que podría ser considerado como un signo de debilidad. Otros simplemente no saben siquiera cómo o a quién pedir ayuda. Pero la realidad es que siempre es conveniente pedir una segunda opinión, especialmente cuando esa opinión proviene de alguien que sigue tus pasos.

00335_Digital_RGB.jpg

Publicado por Christopher Dottie, 27 de julio de 2016

Ninguna persona es una isla, pero algunas son demasiado buenas pretendiendo que sí. A todos nos resulta de gran ayuda tener a alguien que pueda guiarnos o darnos diversas ideas, pero aunque nuestros seres queridos sean una gran fuente de apoyo en muchas áreas importantes depender de su opinión para tu trabajo tiene muchas probabilidades de desastre. 

Es una práctica común dentro de las empresas el gestionar programas de tutelaje con los empleados más jóvenes, especialmente entre los aprendices. Estos programas de seguimiento están diseñados para ayudar a los nuevos del equipo a integrarse sin problemas dentro de la empresa, mientras que también permite un rápido desarrollo de sus habilidades. Estudios han comprobado el gran valor de estos programas, “a avanzar con mayor rapidez, ganar mejores sueldos y conseguir una mayor satisfacción en el trabajo y en sus vidas en relación a aquellos que no tienen mentores”. Por otra parte, para los jefes o managers “los beneficios no sólo implican un mejor rendimiento, sino también un mayor éxito de atracción, desarrollo y retención de talento”.

"75% de las empresas hacen uso de mentores"

Entrenándose en lo más alto

Ya conocemos el valor de estos programas – y si en tu empresa todavía no los han implementado, sería buena idea planteárselo-. Sin embargo, ¿por qué restringirlos a empleados jóvenes? 75% de las empresas hacen uso de mentores, ¿pero cuántos de estos son utilizados para tutelar a figuras más senior dentro de la empresa?

Los directores tienen una responsabilidad incremental para continuar desarrollando el negocio en beneficio de aquellos para quienes trabajan y también lideran, dice Perry Timms, actual Director de People & Transformational HR (PTHR) en nuestro último Hays Journal. “Un director que no tiene un aprendizaje continuo es como un nadador que no respira. Tan solo se puede contener el aliento por unos instantes”, explica.

Mientras que un training formal vale la pena para desarrollar a una persona, muchas veces no es viable para un trabajador más senior que ya maneja una serie de responsabilidades. Suzanne de Janasz, de Albers School of Business and Economics de la Universidad de Seattle, y Maury Peiperl de la Universidad de Cranfield, encuestaron a 45 CEOs que habían recibido un tutelaje formal, y encontraron que el 71% “estaba convencido de que el rendimiento dentro de la empresa había mejorado”. El 84% sintió que había logrado mejorar en su rol de trabajo de forma más rápida, mientras que el 76% creyó que era más capaz de cumplir con las expectativas de los accionistas.

Estos increíbles resultados son una consecuencia de los programas de orientación y seguimiento de otras figuras senior dentro de la empresa, pero no siempre ocurre así. Mi mentor y yo jamás mencionamos la palabra “mentor” o “guía”, simplemente comenzamos a reunirnos regularmente y adopté la costumbre de explicarle mis retos ya que consideraba su feedback muy útil. Es importante no limitar la gente de la que podemos aprender a aquellos de más edad y más sabios. Con la tecnología en constante desarrollo dentro del terreno laboral, es posible recurrir en ocasiones a la generaciones más jóvenes. Después de todo, es importante expresar nuestras preocupaciones además de ser capaces de identificarnos con gente de todas las edades dentro de nuestra empresa, no sólo con aquellos de un status senior superior.

Para dar un ejemplo, las redes sociales son muy efectivas para los líderes ya que pueden incrementar su presencia, promocionar su marca y ayudarles a conectar con otros. Sin embargo, personalmente apenas tengo tiempo para monitorizar todas las novedades dentro del desarrollo de este espacio de comunicación, por lo que regularmente entablo diálogo con empleados más jóvenes sobre el tema para mantenerme actualizado.

"Un valor añadido de tener un mentor senior es la red de contactos que pueden proveer"

5 cosas por las que vale la pena un mentor

Todos tenemos la capacidad de obtener un mayor conocimiento, y todo individuo es una potencial fuente de información. Aún así, este artículo trata principalmente sobre aquellos mentores de cierto rango senior en la empresa. Idílicamente deberías buscar a alguien que esté casi retirado o que tenga al menos una década de experiencia sobre ti. Con esto en mente, estos son 5 cosas que un líder puede aprender de un mentor:

1. Te dará consejos desde la experiencia

Tener acceso a alguien que ya haya pasado por lo que estás pasando tú es un privilegio que pocos logran disfrutan. Un mentor o guía con décadas de experiencia, que ha sobrellevado todo tipo de retos y vivido varias transformaciones del mercado durante años posee un conocimiento invaluable. Ningún curso online o presencial es capaz de proveerte de la sabiduría que un veterano/a de tu sector puede darte.

Me encontraba tomando un café con mi mentor cuando mencioné algo que me preocupaba sobre mi área de negocio. Inmediatamente me contestó: “Arréglalo. Es un factor crítico de la empresa. Hace tiempo cambié lo mismo en mi empresa cuando no estaba funcionando y cambió mi vida.” En este ejemplo mi mentor ni me dio nueva información ni ningún tipo de secreto (aunque en otras ocasiones sí lo ha hecho), sino que me ayudó a enfocar mi mente en lo que era importante y la urgencia de una particular prioridad. Algo que solamente podría haberme dado alguien que ya hubiera pasado por lo mismo.

Aunque tengas una extensa experiencia por tu propia cuenta, tendrás que sobrellevar nuevos retos todos los días que sólo alguien que se encuentra por delante de ti en su carrera profesional puede ayudarte. Competición de bajo coste, rotación de staff cualificado y la productividad media son todos factores que tu empresa puede encarar y que han sido exitosamente guiados por alguien previamente.

2. Franqueza

La relaciones más fuertes que Janasz y Pieperl han descubierto en su investigación han sido aquellas donde había reglas claras establecidas para asegurar que ambas partes se comprometieran en total confidencialidad.

Por lo general no es apropiado compartir tus dilemas laborales con tus colegas o tu familia, ya sea porque el tema es demasiado delicado, confidencial o simplemente no pueden ponerse en tu lugar. Los mentores ofrecen una inusual franqueza, lo que significa que puedes usarlos para exponer todas tus ideas y problemas. Uno de los mejores consejos que mi mentor me dio fue un comentario simple y directo sobre mi forma de vestir en ciertos ámbitos, y desde entonces me siento muy agradecido porque haya tenido la franqueza de hacerme ese comentario.

3. Acceso a contactos

Un bonus añadido de tener un mentor senior es la red de contactos que pueden proveer. Si no es capaz de ayudarte con tu problema, es más que seguro que conocerá a alguien que sí pueda. Una red de contactos como la de LinkedIn es perfecta para conectar con profesionales relevantes que quizás nunca hayas conocido. De todas maneras, sin una introducción formal o una referencia por un tercero siempre habrá una brecha que separe a ambos.

4. Perspectiva

Es muy fácil al ser líder el quedarse estancado en el presente. Al tener a alguien a tu lado que se encuentra al final de su carrera y que entiende de primera mano los altos y bajos que puedan ocurrir, puedes mejorar tu toma de decisiones y conseguir un juicio más imparcial.

Los mentores son las figuras perfectas con las que contar en este tipo de situaciones ya que, primero, se encuentran fuera de tu empresa y no se verán inmersos en ningún asunto interno, y segundo porque son capaces de sentirse identificados con tu situación y proveerte de consejos relevantes, a diferencia de un familiar o amigo.

5. Crecimiento personal

Por último, tu mentor será capaz de dedicarte tiempo para ayudarte. ¿Cuánto tiempo, como líder, ocupas en mejorar tus habilidades y enfocarte en tu propio desarrollo? Probablemente no mucho.

Entendiblemente, como líder tu enfoque principal es el asegurar que todos están explotando al máximo su potencial. Sin embargo, como Perry Timms expone, es tu responsabilidad el asegurarte que están proveyendo a tu equipo del mejor liderazgo posible. Tu mentor no es tu coach de carrera, pero sí puede compartir contigo sus propias experiencias y darte un apoyo personal de beneficio incalculable.

Evalúa con anterioridad

Piensa detenidamente cuando vayas a consultar a tu mentor. Como líder que eres es probable que ya tengas una red de contactos extensa de la que puedes hacer uso y que probablemente se sientan más que dispuestos a darte una mano. Descubrirás que la mayoría de las personas les agrada impartir sus conocimientos, siempre y cuando no estés pidiendo demasiado. ¡Pero asegúrate de que luego pagarás los cafés!

Siempre he obtenido el máximo valor de las sesiones más largas pero también más infrecuentes. Lo primordial es que, sin importar lo largo que sea el encuentro, estés adecuadamente preparado/a; esto te ayudará a prevenir ser demasiado informal o conversacional. Antes de embarcarte en una aventura de este estilo, pregúntate qué esperas conseguir y en qué período de tiempo esperas lograrlo. Esta es la manera de medir tu progreso.

"Nunca se es demasiado senior para aprender algo nuevo"

Nunca eres demasiado senior para aprender

El mensaje que espero transmitir en este artículo es que nunca se es demasiado senior en una empresa para aprender algo nuevo o para beneficiarse de la ayuda de otros. Probablemente ya tengas muchos conocimientos sobre tu trabajo y sector, pero ciertamente no lo sabes todo. Lo importante es que constantemente te impongas retos a superar y así aprender y preguntarte más sobre el “qué tal si” y “qué pasará después”, dos situaciones de tu propia evolución y de tu empresa. Comienza hoy.