Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

LO QUE DEBES Y NO DEBES HACER
TRAS UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

Después de una entrevista de trabajo, ya hayan pasado uno o dos días, parece que las horas no pasan, ¿verdad? 

hays_1894938.jpg

Estás pegado a tu teléfono esperando a que éste suene y te den buenas noticias. Sabes que ese puesto que estás deseando que te digan que es tuyo supone una gran oportunidad y, con suerte, los entrevistadores vieron en ti a un buen candidato. Pero nunca se sabe.

El sentimiento de incertidumbre y duda que experimentan los candidatos tras una entrevista les lleva en muchas ocasiones a realizar determinadas cosas, tanto para bien como para mal. Por ejemplo, algunas personas envían un email de agradecimiento, demostrando proactividad y educación, mientras que otras añaden al entrevistador en LinkedIn, lo que a menudo es visto como inapropiado.

Para ayudarte a aclarar esta confusión, pongo a tu disposición los pasos que deberías y no deberías seguir tras una entrevista de trabajo:

✓ Habla con el Reclutador justo después de la entrevista

Tras la entrevista de trabajo, habla con el Reclutador cuanto antes y dale tu valoración de cómo crees que fue la entrevista, aprovechando que aún la tienes reciente en la cabeza. Insiste en tu entusiasmo por el puesto y expresa lo bien que te has sentido durante la entrevista, ya que llegará a oídos de la empresa y será un punto a tu favor. El Seleccionador conoce bastante bien a su cliente, así que también es una buena oportunidad para realizar preguntas sobre el puesto o la empresa.

No dudes tampoco en pedirle feedback al Reclutador. Ser proactivo y comunicativo hará que te tenga en mente y demostrará tu interés real por el puesto.

✓ Envía un email de agradecimiento

Si has estado en contacto directo con el entrevistador, envíale un email para agradecerle su tiempo. Podrás aprovechar para insistir en tu interés por el puesto e, incluso, podrías explicar que tras las entrevista y haber conocido más detalles sobre la oferta, estás todavía más entusiasmado que antes y estás deseando volver a tener noticias de ellos pronto. Haz esto cuanto antes para que tanto el Seleccionador como la empresa te tengan en mente y vean que realmente estás interesado.

X No añadas al entrevistador en LinkedIn

Mandar un email de agradecimiento a tu entrevistador es aceptable, siempre que se haya puesto en contacto directo contigo anteriormente, pero no es nada aconsejable que le añadas en LinkedIn. ¿Por qué? Simplemente porque esto denota un nivel de cercanía que aún no tenéis. Una vez te hayan ofrecido el puesto, envía la solicitud, pero, por ahora, usa sólo la página para averiguar más detalles de la empresa a través de su perfil de LinkedIn.

X No olvides con quién te has entrevistado

Si estás en búsqueda activa de empleo, ya estás en procesos de selección o, al menos, estás considerando varios puestos en diferentes empresas, es muy fácil que pierdas la cuenta de con quién has hablado, para qué puesto, cuándo y dónde. Es importante que tengas esto claro en tu mente; no hay nada peor que un candidato que llama por teléfono para pedir feedback o preguntar por una vacante y empieza a hablar de la empresa o del Reclutador equivocado. Esto denota una gran falta de atención y organización por su parte.

Para evitar esto, redacta una lista con los nombres de las empresas, Directores de Selección y puestos para los que pretendes entrevistarte. Asegúrate de mantener la lista actualizada, de manera que tengas claro en qué punto del proceso de selección estás para cada puesto, y revísala siempre antes de coger el teléfono o enviar un email.

✓ Mantén a tus personas de referencia informadas

Por simple cortesía, las personas que das como referencia deberían ser conscientes de que las estás usando como tal. Escríbeles brevemente y pídeles con educación que estén atentos y, por supuesto, no te olvides de darles las gracias.

X No dejes de buscar empleo

A pesar de lo bien que te haya ido en una entrevista, no canceles bajo ninguna circunstancia próximas entrevistas que tengas previstas para otros puestos ni abandones la búsqueda de empleo. Piensa en las razones que te han llevado a estar tan motivado por esa oportunidad concreta y usa esto como estímulo para continuar la búsqueda de ofertas similares.

X No seas demasiado obvio

Sé discreto y no estés constantemente revisando tu teléfono. El hecho de que tengas la posibilidad de iniciar un nuevo proyecto, no quiere decir que tu rendimiento en tu actual puesto de trabajo se deba ver afectado. Es importante que mantengas una buena reputación y relación con tu actual empresa. No sabes cuánto tiempo estarás trabajando en ella e incluso si inicias un proyecto nuevo en una empresa diferente, nunca sabes cuándo podrías necesitar su ayuda en el futuro.

✓ Mantén la relación con el Reclutador

A pesar de todo, si no tienes éxito tras la entrevista, no pierdas la esperanza ni cortes la relación con el Reclutador. Agradécele su apoyo y tiempo y recibe todo el feedback que puedas de su parte para futuras entrevistas.

No termines la relación aquí. Tu Reclutador puede ser un gran aliado en tu búsqueda de trabajo, para lo que es importante que llegue a conocerte y saber lo que realmente estás buscando en tu carrera profesional. Trabaja para construir una buena relación con él: añádele en LinkedIn, preocúpate por mantener el contacto y, si aún no lo has hecho, organiza una reunión personal con él para discutir tus objetivos profesionales.

Espero que esta información que he compartido contigo te parezca útil y te ayude a alcanzar tus metas profesionales. No olvides que el Reclutador será tu principal línea de comunicación con la empresa, así que trata de mantener una buena relación con él.

Por último, recuerda siempre mantener una actitud positiva, un enfoque profesional tras tus entrevistas y estoy seguro de que conseguirás el éxito profesional que estabas buscando en poco tiempo.