Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

ESTO ES LO QUE LOS NIÑOS PUEDEN
ENSEÑARTE DE TU CARRERA PROFESIONAL

Nuestros hijos comienzan el colegio de nuevo en septiembre, pero incluso nosotros como adultos podemos también aprender del “primer día de colegio” y aplicarlo a nuestra propia carrera profesional.

Esto es lo que los niños pueden enseñarte de tu carrera profesional blog.jpg

Septiembre: mes del año en el que los niños y los adolescentes vuelven al colegio. Con suerte, después de dos meses de descanso, están listos para fortalecer los lazos de amistad, adquirir nuevos conocimientos y aprender nuevas lecciones de vida.

Es probable que los que somos padres les demos algún consejo antes de entrar al colegio, pero, ¿y si fueran ellos, los propios niños y adolescentes, los que pudieran ayudarte en tu carrera profesional? Sí, así es: los más jóvenes también pueden enseñarte un par de cosas. 

Fortalecer los lazos de la amistad

Para los jóvenes, el primer día de colegio significa ver a amigos que puede que no hayan visto en todo el verano. La mejor manera de fortalecer esos lazos de amistad no es contando a todos a la vez cómo has pasado tus vacaciones de verano. Lo mismo pasa con tus compañeros de trabajo. Averigua con quién perdiste el contacto y recupéralo. Pregúntales cómo están y cómo les va. De esa manera, puedes ver si hay algo en lo que puedes ayudarles. Pero vigila, si contactas con alguien después de un tiempo, no le pidas un favor ni trates de ser el centro de atención. Podrías dar la impresión equivocada. 

Adquirir buenos hábitos

Un nuevo año escolar es sinónimo de un nuevo comienzo: sentar las bases para adquirir buenas calificaciones y aprender de los errores del pasado. Es algo que podemos también aplicar a nuestra carrera profesional; ya sabemos lo perjudicial que puede llegar a ser la fatiga, la indecisión y la mala organización para nuestro trabajo. Considera tu próximo día de trabajo o tu nuevo empleo como si fuese tu propia “vuelta al cole” e intenta ser más productivo, simplemente cambiando tu forma de trabajar.

Dar un paso adelante

Pasar al siguiente nivel significa aprovechar los conocimientos del curso anterior. Por ejemplo, las matemáticas de 5º de primaria forman la base para realizar ejercicios más complicados de 6º de primaria. Echa un vistazo a tu carrera: ¿qué has aprendido recientemente que podría servir como trampolín para conseguir algo más o nuevo? O plantéate lo siguiente: ¿qué salió mal en tu trabajo anterior que definitivamente no debes repetir? Considera este mes como el momento adecuado para pasar al siguiente nivel y eleva ligeramente las exigencias que te habías autoimpuesto.

Crecer

¿Te acuerdas de tu “vuelta al cole”? ¿De cuánto tus compañeros habían crecido de repente o de su nueva forma de vestir? Son detalles que no habrías percibido si los hubieses visto cada día durante el verano. Ahora que trabajas, por supuesto no puedes simplemente faltar dos meses al trabajo, pero trata de ver a las personas y todo aquello que te rodea desde otra perspectiva. Si ves a alguien haciendo un buen trabajo, asegúrate de reconocerles su mérito.

Evitar la rutina

El primer día de colegio después de las vacaciones siempre es emocionante. Todo es nuevo y has tenido que dejar a un lado tus hábitos del verano. El hecho de que ahora tengas un trabajo no quiere decir que no deberieras evitar la rutina. Esto podría traducirse simplemente en cambiar una reunión regular a un día diferente, reorganizar la oficina, tomar otra ruta para ir al trabajo o incluso buscar un nuevo empleo.

Pedir apoyo

Los alumnos que tienen problemas en el colegio, pueden confiar en compañeros o profesores para ayudarles. Tú tampoco estás sólo. Una de las afirmaciones más importantes en la carrera profesional de cualquier persona es: “No sé”. No queremos decir que tengas que dejar algo si te resulta demasiado difícil, al contrario. Admitir que hay algo que no sabes es el primer paso para encontrar una solución. Tan pronto como te sinceres contigo mismo, podrás consultarle a un compañero o a tu responsable. De igual forma, si ya no te hace feliz tu trabajo, puedes pedirle consejo a alguien en el que confíes.

Mantener una estructura

La agenda escolar es especialmente útil para anotar cada día libre y vacaciones que tienes. Les permite a los niños organizar su tiempo para hacer los deberes, pero también para disfrutar de su tiempo libre de manera regular. Planea por adelantado todos los momentos libres que puedas. Asegúrate de saber cuándo tienes tiempo libre o vacaciones para aprovechar y volcarte en ti y en tu educación.

Distinguir entre lo que de verdad importa y lo que no

Cuando estabas en el colegio, no sólo sabías cuándo tenías vacaciones, sino también qué clases serían más importantes el próximo año. Tus profesores eran quiénes establecían tus prioridades, y éstos a su vez las sacaban del plan de estudios. Déjate inspirar por esto. Piensa cuáles serán tus prioridades a partir de ahora, tanto a nivel personal como profesional, y anótalas en un plan. Échale un vistazo de manera regular para asegurarte de que las estás cumpliendo y poder tacharlas así de la lista.