Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

LA TOMA DE DECISIONES
DURANTE NAVIDAD

Navidad es la mejor época del año para estar con nuestros seres queridos. Yo estaré de vuelta en Liverpool para que mis hijos pasen un buen rato con sus primos y abuelos: no hay duda de que tú también estás deseando disfrutar de cada festividad apuntada en tu agenda. Sin embargo, si actualmente no eres feliz con tu actual empleo, estás, sin duda, temiendo que te pregunten la inevitable cuestión: “¿Cómo te va en el trabajo?”. No te lo planteas muy a menudo pero, ahora mismo, es una pregunta crucial, simplemente porque la respuesta es “no muy bien”.

navidad-grande.jpg

Artículo escrito por Chris Dottie, Director General Hays España.

Sabes que, en cuanto tus amigos y familiares sepan que estás pensando en cambiar de trabajo, comenzarán a influir en esa decisión. Por un lado, algunos de tus familiares te dirán que te quedes en tu actual puesto de trabajo porque tienes un contrato indefinido, en lugar de probar algo nuevo o pasar a una modalidad de contracting, aunque no seas feliz o estés buscando por un puesto con más flexibilidad. Por otro lado, tus amigos tal vez intentarán convencerte de que cambiar de trabajo es una gran idea, por lo que te recomendarán que te unas a sus respectivos sectores porque están muy bien pagados y tienen beneficios sociales.

  

Te llegarán consejos desde todas las direcciones, lo que puede hacerte sentir confuso. Por ejemplo, escuché a una querida tía dar una apasionada crítica de una hora en referencia a las carreras de gestión de contenidos digitales, basada exclusivamente en su experiencia como recepcionista de una clínica dental durante 30 años.

 

Tus amigos y familiares tendrán, por supuesto, la mejor de las intenciones. Sin embargo, tu carrera profesional debe estar guía por ti y solo por ti. Entonces, ¿cómo puedes desconectar y tomar tus propias decisiones esta Navidad?  

 

¿Qué es lo que quieres?

En primer lugar, te aconsejaría que tengas una clara idea de a dónde deseas ir. ¿Dónde quieres estar en uno, tres o cinco años? ¿Qué funciones, tipo de empresa y sector te impulsará aún más hacia tus ambiciones? Una vez que has tomado esta decisión, comienza a pensar acerca de los obstáculos a los que tendrás que hacer frente cuando compartas esta información con tus amigos y familia.

¿Qué riesgos conlleva?

¿Qué riesgos conllevan tus próximos pasos y cuáles estás dispuesto a afrontar realmente? Por ejemplo, a lo mejor tienes un empleo bien pagado como administrativo en este momento, pero quieres llegar a ser contable. Eres consciente de que esto supondrá trabajar en un puesto que ofrezca una menor remuneración. Estos riesgos generalmente alertan a las personas de tu alrededor. Sin embargo, las jugadas más arriesgadas pueden ser las que más recompensan.

  

A continuación, encontrarás los riesgos más comunes que las personas en búsqueda activa de empleo cometen, algunos de los cuales yo mismo he hecho.

 

Cambiar de ciudad o país

Cambiar de ciudad o país es un gran acto de fe. Echarás de menos y te echarán de menos. Las personas más cercanas a ti intentarán disuadirte de tomar esta decisión. Recuerda las razones por las que quieres irte, ya sea por un incremento de la Cultural Intelligence o avanzar en tu carrera profesional. Cuando me mudé por primera vez de Reino Unido a Portugal, algunos de mis seres queridos me explicaron lo difícil que sería la mudanza: no estaban siendo negativos, sólo estaban proyectando cómo se sentirían en esa situación. No dejé que sus miedos afectasen a mi decisión.

 

Dar un paso atrás para avanzar

Algunas veces, tenemos que hacer un sacrificio para conseguir nuestros objetivos a largo plazo. Tal vez quieras un puesto completamente diferente al actual, lo que significa abandonar tu carrera profesional por la que tanto has luchado y empezar desde cero. Esto supone invertir en formación, una reducción salarial y una disminución de las responsabilidades. Si es económicamente viable, te recomiendo que antepongas tus pasiones y no dejes que nadie te lo impida. Creo firmemente que es mejor para tu bienestar y satisfacción estar en lo más bajo de la carrera profesional de tus sueños, que estar en lo más alto de la equivocada.

Cambiar el modelo de contratación

Es común que los profesionales con contratos indefinidos cambien a roles de contracting por motivos de flexibilidad o porque supone una oportunidad para conseguir más experiencia laboral para tu currículum vitae fácilmente.

 

Muchos van a intentar disuadirte de que escojas este camino debido a la incertidumbre de este tipo de contratos laborales. Esta decisión no se toma a la ligera y tendrás que tener en cuenta cómo administrar tu economía día a día como, por ejemplo, los impuestos. Es muy importante también ser extremamente organizado y proactivo para estar seguro de que desarrollas una red de contactos óptima y eficaz que te proporcionará oportunidades laboral en el futuro. Por esta razón, necesitarás construir y mantener relaciones profesionales con los reclutadores. Sin embargo, si sabes que vas a hacer de cada contrato un éxito, no dejes que nadie subestime tu habilidad para trabajar en esta modalidad.

 

No puedes estar preparado para todas las eventualidades y, en algunos casos, tu familia y amigos tal vez tengan razón. Sin embargo, si realmente has pensado en estos riesgos de antemano y has decidido que estás dispuesto a asumirlos, entonces estas voces negativas no te sorprenderán o confundirán. 

 

No excluyas a las personas

Teniendo en cuenta todo lo anterior, recuerda que tus amigos y familia pueden ayudarte a través de sus experiencias, por lo que no trates de evitar el tema completamente. Tal vez tengan algunas palabras motivadoras para reforzar la confianza en ti mismo, o actúa como abogado del diablo a través de preguntas o puntos de vista que no se te han pasado por la cabeza. Los amigos y la familia también pueden ser una gran red de contactos, siempre y cuando estén al tanto de tus planes.

Tal vez tienen contactos útiles que presentarte o pueden darte algunos consejos basados en sus experiencias personales. El truco consiste en utilizar esos consejos para consolidar qué es lo que quieres y los riesgos que estás dispuesto a tomar, de modo que no te dejes llevar por el mal camino pero, aun así, puedas encontrarle utilidad cuando lo necesites. Las vacaciones de Navidad es una gran oportunidad de reflejar qué es lo que realmente quieres para tu carrera profesional y cuál será tu próximo movimiento.

Sin embargo, no te compares con los demás y no antepongas sus opiniones sobre tus instintos. Como dije al principio, sólo tú sabes qué oportunidades te llevarán a tu pasión y qué riesgos estás dispuesto a tomar para asegurarte esas oportunidad. Por lo tanto, no dejes que nadie influya en las decisiones de tu carrera profesional estas fiestas.