Skip to content
Hays - Recruiting experts worldwide
  1. Yo soy
    Yo soy
  2. Si ya tienes una cuenta registrada bien en Hays.es o en Hays-Response.es por favor, entra en tu cuenta utilizando los datos que utilizas actualmente.

Cómo saber cuál es

el empleo perfecto para ti

Descubrir cuál es el trabajo de nuestros sueños es un proceso largo y complejo que desafortunadamente no todos logramos alcanzar. Muchas veces no conseguimos encontrar un trabajo que nos guste, o que se adecúe a nuestras habilidades, por lo que terminamos constantemente agotados y desmotivados. Sin embargo, existen varias maneras de acercarnos al trabajo perfecto para nosotros.

00415_Digital_RGB.jpg

Ya estés buscando cambiar de trabajo, comenzar una nueva carrera o conseguir tu primer puesto tras graduarte, en Hays te ofrecemos una serie de consejos para tener en claro cuáles son tus objetivos, tanto laborales como personales. 

1. Ponte una meta

A mucha gente le basta con un trabajo relacionado con su área de estudio y experiencia laboral, pero la realidad es que para sentirte realmente feliz con tu trabajo debes encontrar un puesto que se adecúe a tus gustos y exigencias. Y para ello, primero debes tener claro qué estás buscando, cuáles son tus ambiciones. 

Nuestro consejo es que no bases el trabajo perfecto en el dinero. No busques simplemente alcanzar una cifra monetaria, busca un sector que te guste, tareas en las que te sientas realizado y un tipo de trabajo que no se sienta como tal. ¿Cuál es realmente tu meta? ¿Trabajar en una empresa en particular? ¿Tener la oportunidad de seguir ascendiendo? ¿Lograr un puesto de liderazgo?¿Qué es lo que realmente te motiva en tu trabajo?

2. Te gusta tu sector, pero no tu trabajo

Si sientes que tu trabajo tiene ciertas carencias, busca cómo podrías mejorarlas. ¿Puedes añadir esas características o necesitas cambiar de trabajo? A veces con una simple modificación de rutina o simplemente cambiando de departamento en la misma empresa puedes conseguir un trabajo mucho más acorde a tus intereses. Un cambio laboral nos suele producir temor, por lo que preferimos mantenernos en nuestro sitio antes de enfrentarnos a la ansiedad de un cambio. Por esto, no descartes a la primera tu trabajo actual (a menos que realmente no te guste), teniendo la oportunidad de mejorarlo y mantener una estabilidad.

En caso de que no estés seguro de cómo cambiar la rutina de tu trabajo, plantéale a tu jefe tus ganas de conseguir un nuevo enfoque. Explica qué encontrarías más interesante y qué cosas podrías hacer para lograr un trabajo más agradable y productivo. Tu jefe/a sabrá entonces si darte otro tipo de tareas o si lo más conveniente es que cambies de posición en la empresa.

3. ¿Cuáles son tus puntos fuertes?

Recuerda: el trabajo perfecto para ti es el trabajo que disfrutas hacer. Y por lo general disfrutas haciendo aquello en lo que eres bueno. ¿Qué tareas te gustan más a la hora de trabajar? ¿En cuáles sientes que puedes dar todo de ti mismo? ¿En qué te encantaría estar ocupado?

Ayúdate haciendo una lista de tus puntos fuertes y débiles: liderar equipos, aprender cosas nuevas, ser creativo, socializar… Anota todas tus habilidades y aptitudes así como dificultades.

4. ¿Qué oportunidades existen?

Al buscar el trabajo perfecto para ti, también debes mantener los pies en la tierra. Investiga las oportunidades existentes en el sector que te interesa, qué tipo de trabajos querrías ocupar y qué tipo de experiencia y habilidades necesitas para cubrirlos.

Busca todo tipo de competidores que haya en la industria que podrían estar interesados en tu currículum. ¿Existen pocas empresas, hay varias multinacionales o es un sector en crecimiento en el que surgen nuevas empresas constantemente? Averiguar este tipo de información te hará saber si tienes posibilidades de crecer en tu trabajo y recibir nuevos conocimientos, o si te estancarás en un tipo de trabajo.

 

En conclusión, para encontrar el trabajo perfecto para ti debes analizar una gran variedad de factores, tanto internos como externos. La situación del mercado es un factor importante a considerar, pero antes debes estar seguro de cuáles son tus objetivos personales y laborales.

Recuerda: no son los lunes lo que odias, lo que no te gusta es tu trabajo. Y si no te gusta, ¿por qué no buscas un cambio?