Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

CÓMO REDACTAR TU CV
SI ERES ESPECIALISTA IT

¿Eres Especialista IT? En muchos casos, tu CV es tu principal arma de marketing, que te ayudará a promocionar y mostrar tus habilidades y experiencia ante cualquier profesional de selección de personal o reclutador.

hays_1902638.jpg

La cantidad de tiempo y esfuerzo que dedicas a redactar un CV claro y específico será un factor decisivo para alcanzar el éxito en tu carrera profesional como especialista IT. Desde Hays te damos varios consejos para ayudarte en el proceso:

¿CV a medida o genérico?

CV a medida 

Si estás interesado en un puesto o proyecto específico, tu CV deberá ser lo más personalizado posible. Piénsalo, las empresas contratarán tus servicios como especialista IT para ayudar con un proyecto específico o solucionar un problema concreto. Por tanto, tu CV tiene que estar redactado de acuerdo a los requisitos de la oferta, destacando las áreas de conocimientos y habilidades directamente relacionadas con el puesto. El lector tiene que tener claro que posees las habilidades y la experiencia necesarias para llevar a cabo el proyecto con éxito. Prueba a ponerte en el lugar del reclutador cuando actualices tu CV. ¿Qué habilidades específicas son verdaderamente importantes desde su punto de vista? ¿Qué está buscando? ¿Qué necesita saber de ti? Si tienes todo esto en cuenta, redactar tu CV a medida será mucho más sencillo y lograrás captar el interés del lector. 

CV genérico 

No obstante, cada vez es más común que, como especialista IT, te contacten directamente los reclutadores, en lugar de solicitar tú mismo un puesto directamente. Por esta razón, entenderás que es muy importante que dispongas de un buen CV genérico para entregar en cualquier momento.

Para esta versión deberás subrayar todas las habilidades relacionadas con los diferentes tipos de trabajo que estás dispuesto a considerar. De este modo, ampliarás las posibilidades de que te contacten para una mayor variedad de vacantes.

Ya estés adaptando tu CV para un puesto específico o actualizando tu versión genérica, a continuación encontrarás unas pautas que te servirán para ambos casos.  

Sé consciente de lo que puedes ofrecer

Lo primero y más importante de todo en un mercado tan competitivo como es el de los especialistas IT es que sepas exactamente lo que tú y sólo tú puedes ofrecer. ¿Qué habilidades y aptitudes posees que te diferencian del resto? Una vez tengas claro esto, asegúrate de que lo plasmas con acierto en tu CV.

Mantén tu CV breve

Puede que tengas más de veinte años de experiencia como especialista IT, pero no tienes por qué detallar cada uno de los puestos que has tenido. Deberías dar preferencia a tus posiciones y proyectos más recientes. Como bien sabes, el mundo IT y de la tecnología en general se mueve a tal velocidad que lo que hiciste hace cinco años podría ser ahora irrelevante. 

Lo mejor que puedes hacer es incluir los detalles básicos de los puestos que tuviste en las primeras etapas de tu carrera (fecha, puesto y compañía). Después de todo, puedes añadir más información en tu perfil de LinkedIn o página web personal, si la tienes. Además, no olvides que tu CV también tiene que estar estructurado en orden cronológico, empezando por tu posición más reciente. 

 

Coloca cada información en su apartado correspondiente

Tú eres quien mejor conoce tu experiencia profesional. Sabes exactamente lo que hiciste en cada puesto y proyecto, pero no por ello puedes asumir que el reclutador que lea tu CV deducirá de unas pocas líneas en tu CV todas las habilidades que desarrollaste. En otras palabras, si estás buscando puestos en desarrollo de software, por ejemplo, el reclutador querrá saber los lenguajes de programación y herramientas con los que tienes experiencia, lo que, por otra parte, podría ser de poca relevancia para puestos de Project Manager. 

Actualiza tu CV de manera regular

Acostúmbrate a actualizar tu CV de manera regular. De esta manera, todos los datos permanecerán frescos en tu mente, lo que te será muy útil cuando tengas una entrevista, por ejemplo. Si tienes un contrato de larga duración, puedes simplemente actualizarlo cada tres o cinco meses.