Skip to content
Hays - Recruiting experts worldwide
  1. Yo soy
    Yo soy
  2. Si ya tienes una cuenta registrada bien en Hays.es o en Hays-Response.es por favor, entra en tu cuenta utilizando los datos que utilizas actualmente.

Cómo impresionar

en tu entrevista en vídeo

Realizar una entrevista en vídeo puede ser, para muchos, una verdadera causa de ansiedad debido a la sensación de impersonalidad que provoca. Estamos lejos de nuestro entrevistador, y por lo tanto nos sentimos en desventaja ya que no podemos utilizar todas nuestras herramientas comunicativas. 

00609_Digital_RGB.jpg

El lenguaje corporal conforma una parte muy importante de nuestra comunicación, tal como ya comentamos en nuestro artículo 5 claves del lenguaje corporal para una entrevista. Al no tener la posibilidad de expresarnos con nuestro cuerpo ante la falta de presencia corporal, perdemos la habilidad de expresarnos con libertad y nos vemos obligados a recurrir a otras técnicas. Es importante por esto que tengamos en cuenta las desventajas a las que nos enfrentamos, y preparar así los ajustes necesarios para tener una gran entrevista.

A continuación, te damos una serie de consejos a seguir para que tu entrevista en vídeo no sea tan preocupante:

1. Prepárate con antelación

Cuando te pidan realizar una entrevista por videollamada, asegúrate de conocer perfectamente el programa solicitado para no tener ninguna dificultad a la hora de realizar la entrevista. Si nunca has utilizado el software necesario procura tenerlo bien instalado y probarlo con antelación. Fíjate dónde controlar el audio y la calidad de vídeo, y así sabrás también qué hacer en caso de que algo vaya mal.

Comprueba tu conexión y cómo influye en la calidad de la llamada varias veces antes de la gran entrevista. Una vez confirmes la calidad de audio y vídeo sabrás si es mejor realizar la videollamada desde el sitio en el que estás o si sería mejor moverte hacia otro sitio con mejor conexión. Piensa que tu entrevistador probablemente tenga una agenda muy ocupada, y no tenga el tiempo (ni la energía) para llamarte varias veces en caso de que la llamada se caiga. Tu consultor por supuesto te ayudará a preparar todos estos aspectos, además de aconsejarte según el tipo de preguntas que probablemente vayas a recibir. Sin embargo, correrá principalmente por tu cuenta el que todo vaya bien en la videollamada.

Por supuesto, debes vestir formalmente. No importa que estés haciendo la entrevista desde el comedor o la cocina, no vistas con ropa de estar por casa: trata la entrevista en vídeo como cualquier otra entrevista. Una ventaja de practicar la llamada con anterioridad es que podrás darte cuenta si se ven cosas de fondo que no deberían salir, como ropa sucia o platos sin lavar. Busca un espacio en tu casa que esté limpio y ordenado, como un estudio de trabajo. Si estás realizando la entrevista por medio de un consultor, es probable que te invite a realizar la entrevista desde su oficina por lo que en este caso no deberás preocuparte por el aspecto del sitio.

2. Siéntete cómodo/a con la tecnología

Es importante que te sientas cómodo/a mirando hacia la cámara y hablando por un micrófono. Con la introducción constante de nuevas tecnologías, las entrevistas convencionales están siendo reemplazadas por la entrevistas por vídeo para ahorrar tiempo y obtener una mayor comodidad. El futuro de la selección está en las nuevas tecnologías, y por este motivo es importante que te sientas cómodo/a con estos nuevos métodos para que no te quedes atrás.

Si miras a la cámara es como si miraras a los ojos a tu entrevistador, por lo que es un detalle clave. En una entrevista cara a cara no mirarías al suelo, ¿por qué hacerlo entonces en una por vídeo? Tu tono de voz por supuesto también es importante, no te sientas intimidado/a por hablar por medio de un micrófono: si hablas con claridad evitarás repetirte.

¡Recuerda evitar la tentación de mirarte en pantalla! Sabemos que es inevitable que quieras saber cómo te ves, pero para eso has practicado con anterioridad. Recuerda sonreír durante la entrevista: aunque sea una videollamada, tu actitud y energía llegará al otro lado. De la misma manera en que cuidarías tu postura, tus expresiones y movimientos en una entrevista cara a cara, también debes hacerlo en una entrevista en vídeo. Si bien no se verá todo tu cuerpo, sí se verá tu cara y oirá tu voz, por lo que debes reflejar comodidad y soltura.

Escucha atentamente a las preguntas que te haga tu entrevistador. Siempre existe la posibilidad de que haya algún retraso en el audio o que la conexión a internet no funcione del todo bien, por lo que si te estancas en una pregunta que no has logrado oír bien pide pasar a la siguiente y que más tarde te la repitan cuando se solucione el problema.

Los silencios pueden ser excesivamente incómodos al producirse entre dos personas que no se encuentran en la misma habitación, así que intenta evitarlos. Como ya hemos dicho, será muy beneficioso para ti practicar con anterioridad por lo que puedes recrear la entrevista con un amigo o familiar y así verás en qué momentos generas más pausas. Predecirás de esta manera qué hacer en caso de que haya algún retraso en la llamada.

3. Proyecta confianza y relájate

Durante una entrevista en vídeo es difícil utilizar el lenguaje corporal que tanto nos permite demostrar que estamos prestando atención a lo que nos dicen o que demuestra nuestro interés y entusiasmo.

Mantente profesional, pero relájate y mantén la calma y así podrás responder a todas las preguntas con certeza. Si existe algún retraso en la llamada por la inestabilidad de la conexión o por cualquier otro problema, mantén la calma y espera a que el problema se solucione antes de continuar hablando así te asegurarás de que tu entrevistador te haya oído perfectamente. Si no logras oír bien las preguntas, puedes confirmar antes de responder para que no haya ninguna duda.

La confianza es un factor decisivo en las entrevistas en vídeo, por lo que querrás crear un buen ambiente con tu entrevistador. Esta confianza es más difícil de construir al no tener a la otra persona de frente, por lo que debes tener cuidado con tu lenguaje corporal o tu entrevistador puede malinterpretar algún movimiento.

 

Por muy preparado que estés siempre puede haber algún problema que sobrepase tu capacidad de arreglarlo, en especial aquellos relacionados con la tecnología. La llamada puede caerse, la imagen puede verse mal o el audio puede cortarse, pero no desesperes. En cualquiera de estos casos mantén la calma y prueba desconectarte y arrancar todo de cero, y si ves que tardarás mucho tiempo siempre puedes llamar por teléfono a tu entrevistador para avisarle lo que vas a hacer para mejorar la llamada.