Skip to content
Hays - Recruiting experts worldwide
  1. Yo soy
    Yo soy
  2. Si ya tienes una cuenta registrada bien en Hays.es o en Hays-Response.es por favor, entra en tu cuenta utilizando los datos que utilizas actualmente.

Cómo pasar de seguidor

a líder natural

Si nunca has tenido un cargo de manager ni has ejercido ningún puesto de liderazgo, avanzar en una posición de este estilo puede resultar un poco agobiante al principio, especialmente si eres una persona de carácter más introvertido. Sin embargo, piensa que los líderes no nacen, se hacen.

00179_RGB_DIGITAL.jpg

Al igual que cubrimos en nuestro artículo “Los grandes líderes son pocos y están escondidos”, si te falta confianza y nunca te has visto a ti mismo como un líder entonces está más que claro que un rol de este estilo te representará una serie de retos a vencer. Pero si lo piensas, todos nos enfrentamos a un nuevo reto al comenzar un nuevo trabajo, sin importar de qué tipo sea. No dejes que el miedo a tener que tomar las riendas te paralice y limite tu avance profesional.

No te estreses si siempre te has sentido más como un “seguidor”, en Hays te damos una serie de consejos para ayudarte en tu nuevo reto profesional para que descubras en ti mismo/a el líder que hay en ti.

1. Date un respiro

Nadie espera la perfección el primer día, así que no esperes lo mismo de ti mismo. Si no estás para nada seguro/a al tomar decisiones por si fuera a salir algo mal, terminarás por no tomar ningún tipo de decisión al final. Sin duda ésta no es una opción viable, lee más sobre el tema en nuestro artículo 8 claves para que tu primer día de trabajo sea todo un éxito.

La cuestión es que tú, con tus habilidades y tu experiencia actuales, has conseguido el trabajo, y debes reconocerte el mérito de la misma forma que lo ha hecho la empresa que valora tu potencial. La empresa ya sabe que no serás el mejor líder de la noche a la mañana, saben que necesitarás entrenamiento, ayuda y aliento para lograr tus objetivos. Y si no lo saben, honestamente, es problema de tu empresa y no tuyo.

Toma confianza del hecho que te hayan escogido a ti por encima del resto. Este es el factor más importante: tú lo vales.

2. La práctica hace al líder

De la misma manera que con el resto de las cosas, mientras más practiques una habilidad mejor serás en ella. Comienza a tomar decisiones de forma prudente e inteligente: incluso antes de conseguir el trabajo, ten una mayor participación en las reuniones, haz que tu opinión e ideas sean escuchadas.

Incluso puede llegar a beneficiarte realizar algún voluntariado fuera de la empresa para que puedas practicar tus habilidades de liderazgo, sin que tu carrera o la forma en que te ven en el trabajo se vean impactados.

Las tareas cortas y rápidas te prepararán e incrementarán tu confianza antes de que realices la entrevista, y te ayudarán a que seas la primera opción entre todos los candidatos.

3. Sé tú mismo/a

Los grandes líderes suelen tener confianza y autoridad, o al menos eso es lo que solemos creer. No siempre es el caso: si eres introvertido/a o un poco tímido/a lo normal es que tengas que empujarte a hablar más alto y tener mayor presencia en las reuniones, ya no podrás sentarte en una esquina sin decir nada. Lo bueno de esto es que pronto te acostumbrarás, y mientras más lo hagas mejor se te dará.

En cualquier trabajo tendrás que trabajar con lo que tienes, con quién eres y con la forma en la que el resto te percibe. Si construyes una barrera entre tú y tus compañeros fingiendo ser quien no eres en realidad, pronto te descubrirán. Sé auténtico/a y genuino/a, utiliza lo mejor de tu personalidad para hablar con los demás de manera que tú y el resto os sintáis cómodos. Así cuando tengas que liderar a tu equipo todo irá de forma natural. Como cualquier red de contactos laboral, la gente suele hacer negocio con quienes ya conoce y confía, por lo que es muy importante para los managers. Lee más sobre cómo construir una red de contactos profesional.

4. ¿Cómo superar la timidez?

Existen muchos beneficios que uno puede obtener al ser tímido/a. Las personas tímidas suelen ser muy buenos oyentes, suelen empatizar con los demás y encuentran fácilmente la forma de ponerse en el lugar del otro. Esta es una increíble ventaja a tu favor que te ayudará a mejorar como líder.

Al haber pasado tanto tiempo escuchando has desarrollado la habilidad de entender mejor que nadie a los demás, y comprendes lo difícil que es levantar la voz en un grupo grande de personas. Sabes lo que se siente preocuparse por lo que piensen de ti y tener que hacer valer tu opinión. Sabes lo que se siente dudar y pensar qué pasaría si cometieras un error, dijeras algo equivocado o si la gente se riera de ti.

¿Quién puede mejor que tú hacer que las personas más inseguras del equipo se sientan a gusto en el trabajo? Las habilidades sociales son tan importantes durante el transcurso de tu carrera como las habilidades técnicas, lee más sobre cómo desarrollar tus habilidades sociales en el trabajo.

5. Prepárate

Prepárate lo más que puedas, ya sea para una reunión formal, con tu equipo de trabajo o incluso si es para algo tan difícil como despedir a alguien. Si lo haces estarás bien preparado/a para todo lo que pueda ocurrir. Ten a mano todo el papeleo que puedas llegar a necesitar, un vaso de agua o un café para ayudarte a relajarte, y date unos minutos para orientarte y fijar cómo comenzar a trabajar.

6. Conoce a tu equipo

Al conocer bien a tu equipo y construir un ambiente agradable de trabajo te sentirás más confiado/a y relajado/a al saber con quienes trabajas y qué esperar de ellos. Si no te sientes cómodo/a en las reuniones con todo tu equipo al principio, intenta tener pequeñas reuniones por separado con cada miembro para lograr una relación más amigable y relajada. No sólo te ayudará a ti, sino también a ellos a sentirse más cómodos contigo.

Anticípate a las preguntas que puedan hacerte. Recuerda, eres el líder del equipo y eres quien tiene todas las respuestas, por lo que debes reflejar confianza y autoridad. Lee más en 5 consejos para integrarte en tu nuevo equipo.

7. Aprende de otros líderes

Incluso los CEOS necesitan mentores. Lo más probable es que ya haya vivido las mismas situaciones en las que te encuentras tú ahora. Piensa en antiguos managers que hayas tenido, ¿qué te gustó de cómo manejaban al equipo? ¿Qué veías que no funcionaba? Aprende también de los errores de otros para no cometerlos tú, y utiliza lo que hayas visto que funcionaba para construir tu propio estilo.

8. Pide feedback

Si eres una persona naturalmente tímida, pedir consejos o críticas puede resultarte difícil. Pero si tienes un mentor en quien confiar aprovéchalo y pídele todo el feedback que puedas, ya sea bueno o malo. Toda crítica es positiva al final, ya que te ayudará a mejorar en tu trabajo.

No importa al final el tipo de trabajo o posición que tengas en una empresa, siempre debes actuar actitud positiva. Si eres consciente de que tienes grandes habilidades y una increíble experiencia que ofrecer, pero mantienes una mente abierta y lista por aprender, entonces todo saldrá a favor para ti.