Skip to content
Hays - Recruiting experts worldwide
  1. Yo soy
    Yo soy
  2. Si ya tienes una cuenta registrada bien en Hays.es o en Hays-Response.es por favor, entra en tu cuenta utilizando los datos que utilizas actualmente.

Cómo gestionar correctamente

una petición de aumento salarial

Una de las conversaciones más complicadas que puedes tener siendo una figura senior dentro de una organización es sobre los aumentos salariales. Son realmente un campo de minas por el que hay que andar, y donde una palabra puede tener la mejor influencia o la peor resignación.

Habiendo dicho esto, te ayudará considerar las peticiones de aumento salarial no tanto como una molestia, sino más bien oportunidad de premiar y retener a tus mejores trabajadores. Acudiendo a ti antes de mirar fuera, esta persona te está demostrando una lealtad y un afecto por tu negocio y para el negocio esto es positivo, por lo tanto, ahí tienes una oportunidad de acercarte a ellos.

 

 

 

00334_Digital_RGB-min.jpg

Decisiones influyentes

Esto depende de cada negocio y de tu importancia dentro del mismo, pero como manager, tendrás sobre la mesa temas sobre remuneraciones. Pocas empresas tienen estructuras salariales definidas, donde los incrementos en los salarios de los trabajadores van ligados a grandes hitos, o a resultados tangibles. Otras (generalmente negocios pequeños) tienen un sistema salarial más flexible a la hora de negociar. Según la talla del negocio, y el crecimiento de los trabajadores (y esperemos que también del negocio) los salarios estarán en constante evolución.

Independientemente del tamaño de tu empresa, aquí hay una serie de prácticas comunes que deberías añadir a la hora de negociar un salario. Aquí tienes seis y en orden cronológico.

1. Date a ti mismo una jornada de reflexión

Ten un sistema para que los empleados puedan evaluarse a ellos mismos antes de pedir un aumento salarial. Dos beneficios principales de esto son: por un lado que estás invitando a tus trabajadores a que justifiquen mediante unos resultados la petición de aumento, mientras que por otro lado, te estás dando un margen para responder. Esto te permitirá hacer una primera criba, y por otro lado, evitarás tener que dar negativas en caso de que el aumento salarial no esté ligado a unos resultados mínimos.

Una situación delicada como esta requiere mucha precaución, no te precipites. Usa todo el tiempo que tengas de margen para entender por qué tu empleado te pide el aumento, y si realmente lo merece o simplemente está jugando sus cartas.

2. La honestidad es la mejor política

Pedir un aumento es potencialmente una situación incómoda por la que los trabajadores tienen que pasar, por lo tanto, valora su coraje y honestidad. La honestidad debería ser una línea principal de tu forma de dirigir, pero más aún, en una negociación salarial debes ser completamente claro y honesto a la hora de decidir si concedes o no dicho aumento.

Tu honestidad ayudará a tu trabajador a sentirse cómodo en la relación contigo, y esto les dará el coraje necesario para pedirte el aumento. Siéntete libre de preguntarles “Si tú fueras el manager, ¿te darías a ti mismo el aumento?” Así verás sus dudas acerca de esta cuestión.

3. Tómatelas con la seriedad que requiere

Es importante tomar estas cuestiones con la seriedad que merecen – como ya hemos dicho, trasladarte la petición requiere coraje por parte del trabajador. No trates de evitarlas y afróntalas como es debido, habiéndose autoevaluado previamente, organiza una reunión formal para abordar el tema.

Deberás considerar la responsabilidad que asume dicha persona, y a su vez comparar el salario con los que ofrece la competencia, para ver si estás recompensando adecuadamente a tus trabajadores. Para cualquier duda acerca de los salarios no dudes en consultar nuestra Guía del Mercado Laboral, que te ayudará a comparar los salarios de tus trabajadores con los de la competencia.

4. Recompensa a tus mejores trabajadores

Muy importante, si sientes que esa persona en concreto es vital para la empresa, entonces recompénsale con un incremento salarial. Denegar un incremento salarial puede ser una gran desmotivación, por ello, si lo haces suaviza el trago con propuestas para el futuro.

Como ya dije al principio, permitiendo un incremento salarial podemos crear una gran fuente de motivación. Es una buena forma de mantener la plantilla motivada; demostrándoles que tienen un camino para progresar en la compañía. Si tienes dudas pregúntate estas dos cuestiones: ¿Puede mi empresa afrontar este incremento salarial? ¿Puede mi empresa permitirse perder a este trabajador?

Piensa en el presupuesto, mientras que puede sufrir por el hecho de incrementar un salario, a largo plazo puede verse mucho más afectado por la falta de ingresos de esa persona que se fue por no ser recompensada adecuadamente.

5. Piensa vs Dinero

Si tu negocio no puede afrontar o no está permitido ningún incremento extra, entonces prueba a buscar una alternativa para ofrecer que esté a la altura del dinero. Por ejemplo: permitir trabajar un día a la semana desde casa, mayor visibilidad ante clientes top, u ofrecer mayor cantidad de viajes (o menos).

Puede que el trabajador que solicita el incremento se lo haya ganado de sobra, pero puede que la petición no llegue en el mejor momento. Para ello, te recomiendo que tengas una lista de alternativas al dinero.

6. Ponte al día de los progresos

Como manager es tu responsabilidad seguir desde cerca el trabajo y el crecimiento de tu equipo, ya no solo para los incrementos salariales, sino en general. Seguir de cerca el crecimiento de tus trabajadores va ligado con lo mencionado anteriormente de tener un sistema para registrar la actividad y poder medir los logros. Hazles saber a los miembros de tu equipo que estás al tanto de sus progresos y que se harán revisiones periódicas y esto favorecerá el crecimiento exitoso de tu equipo.

Dirigiendo al grupo

La clave para lidiar con una petición de aumento salarial es la imparcialidad. Evalúa cada empleado según sus logros y también según su desarrollo y crecimiento profesional en tu empresa. Sé completamente honesto con tu análisis y con tu forma de proceder, y haz lo posible por retener y mantener el buen ambiente en tu equipo.

También es importante mencionar que no solo debes premiar con mejor sueldo a aquellos trabajadores que lo piden. La idea es establecer una línea de compensación acorde con los logros y que aumente constantemente y de forma gradual. Después de todo, ofrecer un aumento salarial inesperado puede ser una de las motivaciones más grandes posibles.