Skip to content
Hays - Recruiting experts worldwide
  1. Yo soy
    Yo soy
  2. Si ya tienes una cuenta registrada bien en Hays.es o en Hays-Response.es por favor, entra en tu cuenta utilizando los datos que utilizas actualmente.

7 claves para sobrevivir

a un viaje de negocios

Viajar a algún sitio nuevo por negocios es una de las mejores cosas que puedes hacer por trabajo. No sólo tienes la oportunidad de experimentar una cultura de negocios diferente, sino que también puedes descubrir nuevos aspectos de tu trabajo. 

00277_RGB_Digital grande.jpg

Cuando comencé a viajar por trabajo, estaba que no cabía en mí de la emoción. No obstante, esta ilusión inicial no duraría mucho, ya que pronto descubriría sus desventajas, tales como olvidar el cargador del móvil o no poder mover las piernas durante un vuelo de larga distancia.
 
Sin embargo, con el paso de los años he creado una pequeña lista de aquellas cosas que tengo que recordar llevar o hacer antes de embarcar, de manera que me sienta tranquila y preparada para aprovechar al máximo el viaje. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Descubre mis consejos de viaje imprescindibles para sobrevivir a un viaje de negocios a continuación!
 

1. Llévate auriculares con cancelación activa del ruido y un antifaz

Nunca sabes cuándo podrías necesitarlos. Quizá te encuentres con una alocada despedida de soltera en el tren cuando estás tratando de dormir o la persona que se sienta a tu lado insiste en no bajar las persianas para poder mirar por la ventana. Por tanto, mi consejo es que inviertas en unos auriculares con cancelación o reducción del ruido decentes y que te guardes siempre todos los antifaces que te ofrezcan en cada viaje.

2. Lleva suficiente comida

Come cuando puedas. Es mucho más fácil no comer una mala comida de avión que sufrir cuando ves que la única opción disponible cuando por fin llega el carrito de la comida a tu sitio es el salmón. Creo, por tanto, que tener tres o cuatro barritas de proteínas en el bolso son perfectas para mantenerte activo. No siempre hay comida en la clase turista o puede que dos galletas de limón y un vaso de agua no sean precisamente lo que tenías en mente para comer. Tener una segunda opción te ayudará con las punzadas de hambre. 

3. Mantente hidratado

Esto es especialmente importante cuando estás volando. La falta de humedad en la cabina aumenta el riesgo de deshidratación o, al menos, un desagradable caso de garganta seca. Asegúrate de llevar o comprar siempre una botella de agua, y recuerda que la cafeína y los diuréticos no ayudan en caso de deshidratación. 
 
Los aviones y los trenes tienen siempre el aire acondicionado muy fuerte, lo que puede secarte la piel y los ojos. Si normalmente llevar lentillas, cámbialas por las gafas y lleva gotas oculares. Tampoco te olvides de mantener tu piel hidratada. 
 

4. Previene posibles dolores

Permanecer sentado durante un largo tiempo puede causarte molestias y calambres. Camina un poco si puedes o, por lo menos, trata de estirar las piernas mientras estás sentado. Consigue una almohada cervical inflable y un cojín de viaje, ¡te resultarán muy útiles! Yo tengo uno de espuma ¡que me ha salvado más de una vez!

5. Remedios

Prepárate para cada posible escenario, desde migrañas hasta náuseas o taponamiento de oídos. Yo, por si acaso, suelo llevar analgésicos, pastillas para el mareo y caramelos duros. 

6. Pasar el tiempo

Asegúrate de que todos tus dispositivos electrónicos están totalmente cargados e invierte en un cargador portable. Si piensas terminar algún trabajo, unos auriculares pueden ser muy útiles para concentrarte. Tampoco está de más invertir en un filtro de pantalla tintada para evitar que otros pasajeros fisgoneen por encima de tu hombro y vean información sensible de tu empresa.
 
Si, por el contrario, no vas a trabajar durante el viaje, no dejes tu entretenimiento en manos de los trabajadores del avión –si no quieres volver a ver la película de Los Vengadores por quinta vez… Descarga películas, programas de televisión, series, música y libros suficientes para mantenerte ocupado durante todo el trayecto. 
 

7. Ropa

Lleva ropa holgada para tu propia comodidad. Cuando vuelas, la presión de la cabina puede hacer que se te hinchen los pies y las piernas, ¡así que evita vaqueros y pantalones ajustados a toda costa!
 
Siempre hay luz al final del túnel, ¡sólo tienes que pasar el trayecto antes! Sigue estos consejos de viaje y podrás saludar a tus compañeros sintiéndote totalmente fresco, relajado y con energía para aprovechar el tiempo al máximo.