Skip to content
Hays - Recruiting experts worldwide
  1. Yo soy
    Yo soy
  2. Si ya tienes una cuenta registrada bien en Hays.es o en Hays-Response.es por favor, entra en tu cuenta utilizando los datos que utilizas actualmente.

6 FORMAS DE MOSTRAR EN UNA ENTREVISTA

CUÁN INTERESADO ESTÁS EN LA OFERTA

¿Estás por realizar una entrevista para un trabajo que realmente quieres? ¿No sabes cómo aclarar que quieres ese trabajo por encima de los demás, sin sonar desesperado/a?

00583_RGB_DIGITAL.jpg

Preparar tu entrevista con antelación es un factor crítico para su éxito: mientras más nos preparemos, más confianza ganaremos. Muchas veces los entrevistadores aseguran no estar realmente seguros de cuánto deseaba el candidato el trabajo, algo que entiendo absolutamente y del que soy un claro ejemplo. Llevo en Hays unos 20 años, me apasiona la empresa y creo que nuestro servicio y valores son especiales.

Desde un punto de vista emocional, es natural querer que otros reconozcan cuán especial es el ambiente en el que uno se rodea y admira. Sin embargo, también debe mantenerse un criterio lógico al contratar a un candidato muy entusiasta. Si al candidato/a no le interesa realmente la empresa antes de que comience a trabajar, es muy difícil imaginárselo trabajar enérgica y proactivamente en la oficina.

Si de verdad quieres el puesto, la pregunta radica en cómo puedes llegar a demostrarlo en la entrevista. Aquí tienes cinco vías para demostrar durante la entrevista cuán interesado/a estás en la oferta:

1. Investiga sobre la empresa

Antes de entrar a la sala de entrevistas, averigua todo lo que puedas sobre la empresa. ¿Por qué quieres trabajar allí si no sabes lo que hacen? En muchas entrevistas te preguntarán sobre tu conocimiento sobre la empresa, así se aseguran tu interés en la posición.

Hoy en día podemos encontrar cualquier tipo de información online, por lo que no existen excusas. Tómate tu tiempo para investigar por la web de la empresa, busca empleados actuales por LinkedIn y sigue su movimiento por redes sociales.

Al realizar esta búsqueda, tendrás una idea general de cuáles son los valores de la empresa, de manera que podrás reflejar ese conocimiento durante la entrevista. Al hacer esto estarás demostrando a tu entrevistador el esfuerzo que has hecho, y por lo tanto tu interés en el trabajo. Lee más Tips para tu entrevista en nuestros Consejos de Carrera.

2. La práctica hace a la perfección

Antes de la entrevista vale la pena prepararse las posibles preguntas clave que puedan llegar a efectuarse, y así saber qué respuesta dar en cada caso. ¿Cuáles son las preguntas más frecuentes para este tipo de posición? ¿Sabes cómo responderlas?

Estudia el tipo de trabajo y prepara tu CV acorde a este. ¿Has estado en proyectos, formación específica o en algún trabajo que fuera particularmente relevante para la oferta? Aclara todos los detalles necesarios que puedan ayudarte a prepararte.

Practica las respuestas en voz alta de antemano, y si puedes, hazlo frente a otra persona para que pueda darte su opinión. Este tipo de preparación te ayudará a enfocarte en el tipo de trabajo al que aspirar, además de poder condensar tus respuestas de forma directa y clara. Averigua más sobre la preparación. Lee más sobre presentaciones ganadoras para una entrevista en nuestros Consejos de Carrera.

3. Haz preguntas

El proceso de entrevista es de por sí una gran oportunidad para entender en profundidad el puesto ofertado o el tipo de empresa. Considera preguntar si la posición es nueva, y si no lo es, ¿cómo ha evolucionado? Esto te dará una idea de las direcciones que tomará tu futuro laboral allí.

Pregunta todo lo que puedas y consideres importante, como las herramientas que tendrás a mano para trabajar, el equipo, las mediciones de éxito y todo lo que necesitarás para conseguir tus expectativas. También conocerás así varios detalles interesantes sobre la cultura organizativa de la empresa con estas preguntas.

Tener buenas preguntas preparadas quiere decir que estás muy interesado/a en el puesto, lo suficiente como para prepararte de antemano. Si no tuvieras dudas, esto pudiera indicar no tener ningún interés en el trabajo. En segundo lugar, demostrarás así tu curiosidad por aprender más sobre el puesto, el entrevistador y la empresa en general. Por último, podrás fortalecer tus respuestas en base a lo que te respondan. Lee algunas de las preguntas más frecuentes de una entrevista que debes formular en nuestros Consejos de Carrera.

4. Ten en cuenta el lenguaje no verbal

Una sonrisa, el contacto visual, un buen apretón de manos al saludar y el control de tu cuerpo mientras hablar transmiten entusiasmo y confianza por el trabajo. Demostrar tu pasión te dará definitivamente una ventaja competitiva sobre el resto de candidatos y te dará más chances de conseguir tu trabajo soñado.

La verdadera clave para realizar una entrevista exitosa y dejar una gran imagen tras tu paso requiere dominar tu comunicación, tanto verbal como corporal. Lee más al respecto en nuestro artículo 5 claves del lenguaje corporal para una entrevista.

5. El pitch final

Una vez las preguntas y respuestas acaben, antes de irte de la sala piensa en tu última presentación de al menos un minuto o dos, y así envolver en el menor tiempo posible tu interés en el trabajo. Esta es tu última oportunidad para dejar una gran impresión tras tu paso, por lo que debes ser claro y preciso. Piensa que este último pitch será el que tu entrevistador más recuerde cuando te vayas. Por supuesto, practica en casa

6. Seguimiento y agradecimientos

Lo último que debes tener en cuenta está más en la línea de los buenos modales. Luego de tener la entrevista, envía un correo a tu entrevistador haciendo énfasis en tu interés por el puesto y la empresa.

Si haz realizado el proceso a través de una consultoría, envía este mensaje primero a tu consultor/a para que llegue directamente a quien deba. Si aún no sabes las ventajas que puede darte trabajar con una consultoría de selección de personal, lee nuestro artículo 5 beneficios de buscar trabajo con una consultoría.

Haz un mensaje corto, amable y al grano. Esta es la forma más educada y profesional de finalizar con un gran proceso de entrevista.

En definitiva, para demostrar un gran entusiasmo hay que tener una buena preparación previa: desde la investigación de la empresa, la puntualidad, la preparación y la presentación.