Esta página web utiliza cookies. Si continuas trabajando con la configuración actual se entiende que consientes su uso, de todas formas siempre puedes cambiar la configuración de las cookies en el siguiente enlace.

5 FORMAS DE DARLES A TUS
EMPLEADOS UN SENTIDO DEL PROPÓSITO

El compromiso de los empleados es fundamental para garantizar el éxito de una organización, favorecido tradicionalmente por un salario competitivo y atractivas ventajas. Sin embargo, cada vez está más influenciado por la capacidad de los empleados para experimentar y compartir una cultura de empresa enfocada al propósito.

hays_1813393.jpg

1. La cultura de la empresa

Un estudio de Deloitte realizado en 2014 descubrió que las empresas que han desarrollado una cultura del propósito y que no se centran sólo en el mero beneficio, funcionan mejor que el resto. Por otro lado, también reveló que la mayoría de los ejecutivos y empleados piensan que no están haciendo todo lo que podrían para crear este tipo de cultura.

El profesor Mark Smith, Director de la Escuela de Doctorado en la Grenoble École de Management, afirma lo siguiente: “La cultura en el lugar de trabajo existe en todas las organizaciones, ya sea gestionada o no. Cuando esta es gestionada, puede ayudar a que los empleados se vuelquen en una causa común para la empresa, actuando como un tipo de libro de normas de manera que los empleados sepan lo que se espera de ellos y lo que deberían hacer. Proporcionar un gran servicio, aportar soluciones innovadoras y recaudar fondos para una buena causa son sólo algunos de los ejemplos para reforzar la relación entre la cultura y el propósito de la empresa”.

2. Foco generacional

Se tiende a pensar que la necesidad de que el trabajo tenga un significado y un sentido del propósito es algo que ha llegado con la generación millennial, pero nada más lejos de la verdad. Un estudio realizado hace un par de años por los académicos Rob Goffee y Gareth Jones hablaba sobre dar a los empleados un sentido del propósito para construir una organización de alto rendimiento. El estudio cubrió varias generaciones en el lugar de trabajo.

Sin embargo, según el Dr. Chia-Huei Wu, Profesor Adjunto de Dirección en la Escuela de Londres, puede que haya una elevada tendencia generacional detrás de este sentido del propósito, motivado por un entorno de trabajo moderno y flexible y por la tecnología inteligente. Afirma que “las generaciones jóvenes han tenido una mayor oportunidad de explorar y crear un entorno que apoye sus ideas, en comparación con sus predecesores. Los avances en la tecnología también han potenciado la capacidad de las personas para apoyar sus valores e intereses”.

3. Trabaja por objetivos

El primer paso para que los empleados conozcan para qué están trabajando y sepan cuál es su propósito, es entender e identificar las razones de sus actividades de trabajo específicas, que pueden ser internas o externas.

Dr. Wu considera que “los empleados pueden encontrar razones externas para sus esfuerzos, como recompensas monetarias, o razones internas, como creer en la causa que hay detrás de su trabajo. Es más probable que estos empleados experimenten un alto sentido del propósito cuando tienen motivos internos para hacer su trabajo porque estos no se pueden reemplazar o transferir fácilmente, y son clave para la proyección de los empleados tanto dentro como fuera del trabajo”.

4. Da algo a cambio

Toyota Financial Services en Australia (parte de una red de trabajo que ofrece a los clientes de Toyota servicios como préstamos de coches, seguros y soluciones de asistencia en carretera) es una organización que se ha beneficiado de su sentido del propósito, caracterizado por su relación con la comunidad. Durante los últimos tres años, el compromiso de los empleados ha incrementado un 5% al año. De acuerdo al Director de Recursos Humanos Laurence Halabut, se trata de un resultado magnífico para una empresa de servicios financieros.

Halabut apunta que “lo realmente importante cuando hablas de sentido del propósito es que las personas se identifiquen, no sólo con lo que estamos haciendo en el trabajo, sino con lo que hacemos también por la comunidad. Por tanto, dado el incremento en los niveles de compromiso, estamos en el buen camino”.

5. Promueve la igualdad de condiciones

El propósito en sí no es nada nuevo, aun así algunas empresas lo verán como algo que se puede incorporar a su lista de objetivos fácilmente. No obstante, el verdadero impacto en el compromiso se da cuando acompaña a otros elementos clave del ADN de la organización, como los valores que afectan directamente a la experiencia del empleado.

Lee Cartwright, Socio Director en la auditoría Mazars LLP, tiene su propia opinión al respecto. “No te refieras a las personas como ‘empleados’”, dice. “Es una palabra que denota falta de poder, que hacen lo que se les dice. Yo les llamo ‘compañeros’, porque los miembros de mi equipo son mis compañeros que trabajan conmigo en una estrategia, proyecto o lo que sea”.