Skip to content
Hays - Recruiting experts worldwide
  1. Yo soy
    Yo soy
  2. Si ya tienes una cuenta registrada bien en Hays.es o en Hays-Response.es por favor, entra en tu cuenta utilizando los datos que utilizas actualmente.

5 CONSEJOS CLAVE

PARA TU NUEVO CARGO SENIOR

¿Has aceptado hace poco un cargo en una posición Senior? Teniendo que entender, dirigir y motivar un equipo de alto rendimiento manejar dirigiendo al mismo tiempo tus responsabilidades y objetivos puede suponer un reto muy duro, especialmente si es tu primera vez dirigiendo un gran equipo. La economía, el estado del mercado, tu predecesor, el tamaño del negocio, tu plantilla y los nuevos enfoques del cargo serán tus principales retos a resolver.

 

 

5 consejos para tu nuevo cargo senior.jpg

Aquí tienes 5 consejos bien identificados:

1. Date un respiro

Parece muy obvio, pero pocos lo llevan a cabo a la hora de la verdad. Recuerda que no vas a pilotar un Airbus, así que intenta facilitarte tu nuevo reto, y eso lo conseguirás tomando una época de transición entre un cargo y otro. Nuestro CEO Alistair Cox nos da su visión acerca de cómo debes afrontar los primeros días en un nuevo cargo para tener una presencia relevante desde el primer día, en su LinkedIn Influencer Blog.

Si acabas de ser promocionado en tu empresa, teniendo en cuenta tu conocimiento previo sobre la política de la compañía utiliza tu tiempo de respiro para preparar a tu equipo y entender sus necesidades desde lo más profundo.

Por otro lado, si lo que sucede es que entras de nuevo en una compañía tu papel es un poco más complicado, nuestra recomendación es que dediques el tiempo de descanso a familiarizarte con la empresa, los valores, y sobre todo a entender cuál es tu función en el cargo.

2. No te compares con tu antecesor

Entrar en una compañía en una posición senior ya en un negocio, y además liderando un equipo ya es un gran reto, suficiente para ponerte a prueba. Compararte con tu antecesor solo hará que multiplicar la dificultad.

Diferénciate con tu predecesor tan pronto como te sea posible, pero no quieras marcar una diferencia muy grande desde el principio, piensa que ese equipo está aún acostumbrado a esa forma de trabajar. Tu foco tiene que estar puesto en alcanzar un punto más allá de lo que se había logrado hasta la fecha.

Lo ideal es que el cambio se note en la menor medida posible, en cuanto a pérdida. Y que lo antes posible el equipo vuelva a tener un líder al que seguir. Recuerda que aunque seas el que ocupa una posición senior no significa que seas un referente para tu equipo, y convertirte en eso es precisamente tu gran reto.

3. El éxito primero, la popularidad después

Puede que te tiente ir primero a conseguir popularidad dentro del equipo, pero es un error. El liderazgo te lo tienes que ganar con las pequeñas decisiones, no debe ser tu objetivo principal. Aparte, esto supondrá un consumo de tiempo y esfuerzo que no necesariamente se va a traducir en los resultados esperados.

La popularidad la ganarás con el éxito y no al revés. La admiración y respeto es algo que lo ganas a largo plazo, y sirve para el largo plazo. La lealtad, y la confianza son la punta del iceberg de todo el liderazgo.

Por supuesto, no te olvides de las necesidades de tu equipo. Identificar y aplicar los pertinentes cambios para el correcto funcionamiento de tu equipo también forma parte de tu tarea y tus objetivos como mánager. La clave reside en hacer funcionar el equipo mientras estás focalizado en el éxito del mismo, y no perder ningún horizonte.

4. Habla lo justo, escucha el doble

La comunicación es tu arma más poderosa de liderazgo; nunca dejes de comunicarte con tu equipo. Una vez has establecido la línea que te interesa para el negocio compártela con el equipo.

Como dice nuestro CEO, debemos hacer ver a nuestros compañeros la imagen global de hacia dónde nos dirigimos, y hacerle ver a cada miembro su importancia en el proyecto. Alentando a tu equipo a ver una imagen ambiciosa y global motivarás la lealtad de tus empleados ya que se verán a ellos mismos como parte de la compañía, y esto fomentará un espíritu de equipo muy fuerte. Por otro lado, escuchar mucho te será de gran utilidad los primeros meses ya que así entenderás mejor la forma de trabajar de tu equipo hasta tu llegada

Siempre recuerda que estás tratando con personas, qué tienen sus propias expectativas que satisfacer, y que observarán tus movimientos. Entender las necesidades individuales del equipo te ayudará a entender las necesidades generales.

5. Lidera con el ejemplo

Es un trabajo complicado tangibilizar los resultados que ganarás dándole ejemplo de cómo actuar a tu equipo, demostrando tu capacidad no solo te respetará más tu equipo, sino que además seguirán tu ejemplo. Eres el manager, es tu trabajo liderar desde el ejemplo.

Eso no significa ir tachando tareas de la libreta, sino ir haciendo pequeñas acciones que ayuden a largo plazo. Sé social con el fin de crear una atmósfera positiva y productiva, sé puntual para que tu equipo sea puntual.