Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

4 DUDAS QUE TU ENTREVISTADOR
TIENE DE TI Y CÓMO RESPONDER

00181_RGB_DIGITAL big.jpg

Publicado por Christopher Dottie, 14 de febrero de 2017

He trabajado con mi compañera Jessica (los nombres han sido modificados para proteger la privacidad de la persona en cuestión) durante unos 10 años. Jessica es Experta en Selección de Personal y hacia unas semanas había contratado a un nuevo miembro de su equipo. Yo, de manera informal, le pregunté cómo lo estaba haciendo el chico nuevo, a lo que ella respondió: “Creo que me he equivocado, no es la persona idónea para el puesto”, admitió con timidez.Para cualquier manager de selección, pasarse meses tratando de encontrar al miembro ideal para su equipo sólo para descubrir semanas más tarde que no es el candidato idóneo, puede resultar bastante frustrante.  

Comprensiblemente, las personas encargadas de tomar la decisión harán todo lo que esté en su mano para asegurar que esto no ocurre. Para ello evaluarán exhaustivamente a cada candidato entrevistado, sopesando los pros y los contras e identificando rápidamente cualquier duda que puedan tener o riesgos que pudiesen prever. 

Como demandante de empleo es fundamental que entiendas esto y te hayas preparado a conciencia para enfrentarte a cualquier pregunta del entrevistador, mucho antes incluso de que hayas puesto un pie en la sala de entrevistas. Para ayudarte, he destacado a continuación algunas dudas que los entrevistadores suelen tener de los candidatos y cómo tú, como demandante de empleo, puedes abordarlas para asegurarte que se sienten cómodos comprometiéndose a contratarte. 

Te faltan las habilidades necesarias y experiencia

El entrevistador buscará al candidato que mejor encaje con las habilidades y experiencia requeridas para el puesto. Si careces de alguna de ellas, toma nota: 

  • Identifica cualquier incompatibilidad. Como parte de tu preparación para la entrevista, puede que hayas destacado ciertas áreas en el anuncio de empleo que encajen con tus habilidades y estés pensando en resaltarlas durante la entrevista. Sin embargo, también es importante prestar atención a las áreas en las que no estás totalmente capacitado y tomar nota de ellas.

  • ¿Puedes abordar este tema antes de la entrevista? Si careces de una habilidad clave para el puesto, considera si es algo que puedes empezar a aprender de antemano. No todas se pueden dominar rápidamente, pero al menos mostrarás compromiso a aprender y mejorar, que no está nada mal. 

  • Cómo responder si el entrevistador te expresa sus preocupaciones. Si el entrevistador te explica abiertamente sus dudas, deberías hacer hincapié en tu facilidad y disposición para aprender. Quizá puedas mencionar una ocasión en la que aprendiste una herramienta o un programa nuevo con rapidez o te apuntaste a un curso o workshop por tu cuenta.

Hay brechas de empleo en tu CV

Tomarse un descanso en tu carrera profesional por voluntad propia puede ser extremadamente satisfactorio y merecer la pena. Por supuesto, también te pueden haber ocurrido imprevistos que te hayan llevado a dejar a un lado tu vida profesional. En cualquier caso, durante la entrevista debes asegurarte de que eres capaz de justificar estas brechas honestamente y con claridad para disipar cualquier duda que el entrevistador pueda tener. Aquí tienes algunos consejos: 

  • Prepárate con antelación. Si sabes que eres propenso a ponerte nervioso, necesitarás una mayor preparación. Cuanto más preparado estés, más seguro te sentirás y menos nervioso te pondrás. Practica respuestas a preguntas comunes en voz alta, planifica tu día, duerme bien por la noche y asegúrate de que tu vestimenta es la adecuada.

  • Durante la entrevista:

    o Piensa y actúa en positivo.

    o Procura tratar al entrevistador como si estuvierais teniendo una conversación.

    o Piensa cada respuesta antes de contestar y cuando lo hagas, habla despacio y con calma.

    o Sé tú mismo.

    o Haz contacto visual y sonríe.

Tienes demasiada experiencia para el puesto

Si el seleccionador opina que puedes estar sobrecualificado para el puesto, probablemente acuda a la entrevista con dudas e ideas preconcebidas. Por ejemplo, puede que piense que no te involucrarás en el puesto y que no tardarás en buscar otras oportunidades profesionales o que simplemente les costarás más caro. Si estás considerando empleos menos exigentes o peor pagados, es importante que entiendas que es posible que necesites trabajar duro durante la entrevista para despejar estas dudas. Los siguientes consejos te ayudarán: 

  • Demuestra tu interés en el puesto. Para aclarar las dudas del entrevistador es importante que le muestres que realmente quieres ese y sólo ese trabajo. Prepárate, investiga y trae tus respuestas preparadas. Tu pasión e interés por el puesto podrían ser clave para terminar de convencer al entrevistador de que eres el candidato ideal para el trabajo, sin importar tu nivel de experiencia.

  • Deja claro que realmente estás buscando un empleo de larga duración. Como he mencionado antes, una de las mayores preocupaciones de un reclutador sobre un candidato sobrecualificado es si buscará otro puesto más acorde a su perfil y experiencia. Ante esta situación, deberás demostrarle que tienes experiencia profesional sólida, eres leal y has ejercido cargos duraderos en anteriores empresas.

  • Cómo responder. Si el entrevistador te expresa sus dudas de forma abierta, sé honesto con él sobre las razones por las que solicitaste el empleo. ¿Te gustaría dar un paso atrás y tener menos responsabilidades? ¿Buscar dar un giro a tu vida profesional? El entrevistador no sólo te respetará y apreciará tu transparencia, sino que también le ayudará a entender tus razones y forma de pensar.

En resumen, más vale prevenir que curar. Antes de tu entrevista deberías ponerte delante del espejo, tomarte tu tiempo para ponerte en el lugar del entrevistador e identificar honestamente las áreas que más pueden preocuparle. De esta manera, acudirás a la entrevista preparado, seguro de ti mismo y, finalmente, convencer al reclutador de que eres el candidato ideal para el trabajo y que lo seguirás siendo después de haber recibido tu primer salario.