Este sitio web usa cookies. Si continúas, estás dando tu consentimiento. Sin embargo, siempre puedes cambiar las preferencias de cookies en cualquier momento.

11 CONSEJOS PARA HACER QUE TU ENTREVISTA PAREZCA MENOS
UN INTERROGATORIO Y MÁS UNA CONVERSACIÓN

Vas a tener entrevistas de trabajo. Quizá no dentro de poco, quizá te estás preparando para una ahora. Tu próxima entrevista puede ser para un nuevo trabajo, para una promoción, con un consultor o en un nuevo país. Cuando sea y como sea, esta entrevista tendrá lugar aunque por el momento no la tengas en mente.

blog chris 2.jpg

Artículo extraído de Viewpoint

El hecho de ser bombardeado con preguntas como si fueras el sospechoso en un interrogatorio, puede sonar algo desalentador. Es por ello que he decidido exponer en este blog unos consejos simples para asegurar que no te quedas con un mal sabor de boca después de esta experiencia.

Cuando tú y el entrevistador relajéis será cuando saquéis el máximo partido de la entrevista, ya que esta será más parecida a una conversación que a un interrogatorio. Al ser tú el entrevistado, podrás sentir que todo se te escapa de las manos, pero no tiene por qué ser así.

En este blog encontrarás 11 consejos para asegurar que tu entrevista vaya sobre ruedas, que construyas buena relación con el entrevistador y que seas recordado de manera positiva. 

1.Investiga al entrevistador antes de la entrevista

Si hay una cosa que te ayudará a que tu entrevista sea más fluida, es asegurarte que estás familiarizado con el entrevistador. Esto te ayudará a estar más relajado antes de la entrevista, ya que conocerás un poco más de esa persona.

Cómo mínimo, deberás conocer su nombre para dirigirte a él o ella durante la entrevista. Complementa esto con conocimiento sobre la compañía, su cultura empresarial, valores y misión. Con los recursos tecnológicos con los que contamos hoy en día, encontrar estos datos será una tarea sencilla.

Contra más busques y más preparado, más relajado y cómodo estarás, y esto te permitirá conectar mejor con tu entrevistador.

2.Relájate y calma tus nervios

Teniendo de base que estar relajado durante la entrevista es muy importante, hay varios pasos que podrán serte de ayuda para reducir la pequeña ansiedad que pueda producirte la entrevista.

Puedes hacerlo hablando con tu consultor a cerca de dudas o inquietudes que ronden tu mente respecto a la entrevista.

Tener preparadas respuestas clave, focalizarte en las cosas positivas, o simplemente recordar que tu entrevistador es una persona como tú, pueden ayudarte a calmar tus miedos.

Es muy fácil imaginarse al entrevistador como alguien misterioso y con poder de decisión, pero en realidad alguna vez han estado en tu lugar, en una habitación esperando a ser interrogado.  

3.Durante la entrevista se consciente de tu comunicación no verbal

De acuerdo con un conocido estudio, nuestras expresiones faciales y nuestro lenguaje no verbal representa el 55% de nuestra comunicación. Esta estadística deja entrever que más de la mitad de la conversación que tengas con tu entrevistador, será no verbal, así que recuerda que la manera en la que actúes será tan importante como la manera en la que hables, sobre todo en la conexión inicial con el entrevistador.

Incluso los detalles más simples, como sentarte correctamente en la silla, mantener el contacto visual y acabar la entrevista con un apretón de manos y una sonrisa pueden marcar una gran diferencia.

Otros estudios también han afirmado que hay copiar o hacer de espejo del entrevistador también puede ayudarte a construir una buena relación con él. Así que estate atento a los pequeños detalles.

4.Empieza la conversación con una introducción sobre ti mismo

Haz un esfuerzo por tener una sonrisa desde el momento en el que te presentas hasta que te despides. Estar preparado y hablar siguiendo tu currículum puede ayudarte a causar una mejor impresión.

Debes asegurarte de que cuentas de manera positiva y coherente tu progreso laboral, y cómo con tu experiencia y tus habilidades adquiridas puedes ser el candidato ideal para el puesto. Esta combinación de seguridad y positividad es perfecta tanto para la comunicación verbal como para la no verbal, ya que harás que el entrevistador se sienta atraído y vea la entrevista como una conversación.

5.No interrumpas al entrevistador

Esta es una de las cosas que debes evitar a toda costa, no es solo un acto grosero, sino que una interrupción constante puede hacer que una conversación sea tediosa e incómoda. Así que si hay algo que quieres decir, aunque sea que necesitas una explicación más profunda sobre lo que te está contando el entrevistador, espera a que acabe de hablar.

Tampoco interrumpas con la primera pregunta que se te ocurra. Si en algún caso hablas sin pensar durante la entrevista, discúlpate y espera a que el entrevistador acabe su discurso. Recuerda que una buena conversación es un proceso de dos y necesita fluir con naturalidad

6.Empieza a responder con una afirmación positiva

Como por ejemplo “qué buena pregunta” o algo del estilo. Puede parecer algo obvio, pero sea como sea es una buena manera de humanizar la interacción y, obviamente, un poco de adulación al entrevistador tampoco vendrá mal para crear una buena relación.

7.Pregunta después de haber contestado

Después de contestar, puedes hacer comentarios como “espero haber respondido a tu pregunta” por si el entrevistador aún tiene algo en mente. Con tus respuestas, debes dejar entrever que estás esforzándote por mantener una buena conversación y que quieres ser contratado.

8.Responde a las preguntas con frases largas

Contestar de manera proactiva cada pregunta, dando detalles, te podrá ayudar a hacer que la conversación sea menos forzada, evitando esos momentos de silencio incómodo en los que el entrevistador espera a que le cuentes más.

Un buen conocimiento de la empresa y explicar qué es lo que te atrajo del puesto ayudará a demostrar que realmente estás interesado. Tus respuestas también deben demostrar que has escuchado las preguntas con atención, de esta manera también te ganarás al entrevistador.

Además, observar el lenguaje corporal del entrevistador te permitirá saber cuándo has respondido adecuadamente una pregunta, lo que implica que es menos probable que divagues en tus respuestas.

9.Aplica la técnica STAR para ayudar a crear una historia con tus respuestas

Una manera de asegurar que das una respuesta completa, relevante e interesante es incorporar una historia a tu respuesta.

El storytelling no es solo algo para niños, es una forma de captar al receptor. Una manera de asegurar que lo haces correctamente, es siguiendo la técnica STAR, que incluye exponer una situación (S) describir las tareas que hiciste (T) detallar tu plan de acción (A) y explicar resultados (R ). Este es un gran método para responder a las cuestiones referidas a situaciones pasadas, como trataste con tus compañeros en un proyecto concreto, o como colaboraste con otros departamentos. También te da la oportunidad de mostrar cómo captas a atención de la gente cuando hablas.

10.Sé sincero respondiendo a las preguntas

Demuestra humildad y una alta inteligencia emocionalSi eres capaz de ser tú mismo en una entrevista, será más fácil para el entrevistador conectar contigo, y más fácil para ti construir una relación natural.

11.Haz tus propias preguntas

No sientas que tienes que esperar hasta el final de la entrevista para hacer tus preguntas. Para ayudar a que la conversación sea más fluida, deberás hacerlas durante esta, pero solo cuando sean relevantes y sin interrumpir el discurso del entrevistador. Un estudio impulsado por la Universidad de Harvard identificó que las personas que preguntan suelen gustar más a la persona con la que están hablando. Hacer preguntas te da la oportunidad de continuar con la conversación, y de hacerte una idea de lo que la empresa puede ofrecerte.

Deberás asegurarte de que las preguntas que hacer son relevantes, bien pensadas, y deberán demostrar al entrevistador que has tenido escucha activa durante toda la entrevista.

Obviamente, de la experiencia se aprende. Cuantas más veces uses estas técnicas, más natural parecerás.

Espero que este blog te haya ayudado a tener más éxito en tus entrevistas y, hayas tenido más probabilidades de recibir ofertas de trabajo, pero que también aprendas a disfrutar del proceso de selección en sí mismo.